Atenas en un fin de semana

  • La ciudad iluminada. Si cuando llegamos a Atenas es por la tarde, dejaremos nuestro equipaje en nuestro alojamiento y tendremos la primera toma de contacto con la capital. Para ello, nada mejor que visitar dos de las zonas más turísticas: Plaka y Monastiraki. Desde esta última podrás callejear por las arterias más céntricas, pasear por la Plaza Sintagma, ver el Parlamento Griego y si ya se ha hecho de noche, el hermoso Acrópolis iluminado en lo más alto de Atenas.

Acrópolis de Atenas iluminada al anochecer

  • Lo más clásico. Tras haber descansado, comenzamos el primer día completo en Atenas visitando lo más importante de la ciudad: la Acrópolis. Te recomendamos madrugar ya que esta zona está repleta de turistas en cualquier época del año; podrás subir desde Plaka y recorriendo la zona de Anafiotika. Una vez allí podrás ver las joyas del patrimonio de la humanidad: el Templo de Atenea Niké, el Erecteion, el Propileos y el Partenón. El complejo abre de 8 a 20 horas y el precio de entrada es de 12 euros para adultos y 6 euros para estudiantes. Otros monumentos que no debemos olvidar de visitar son la Biblioteca de Adriano, el Ágora Romana y la Torre de los Vientos.

Acrópolis de Atenas, donde más monumentos se concentran

  • Arte y compras. Ya que la visita a la Acrópolis llevará gran parte de la jornada, el resto del día lo dedicaremos a ver otros espacios de la ciudad dedicados al arte y a hacer una de las actividades más recomendadas en Atenas: ir de compras. Si queremos visitar las tiendas más glamurosas de Atenas nada mejor que el barrio de Kolonak, mientras que para los que quieran todo tipo de comercios a su disposición, lo mejor son las calles Panepistimiou y Stadiou. Antes de que acabe el día, te recomendamos que no te pierdas el Museo de la Acrópolis, uno de los más importantes de Grecia, y donde podrás completar información sobre lo que has visto a primera hora del día. Para despedir el día, cogeremos un funicular hasta la Colina Licabeto donde podremos ver toda la ciudad de Atenas durante el atardecer; sin duda, el mejor mirador de la ciudad.

Museo de la Acrópolis

  • Estadio Panatenaico. En nuestro segundo y último día en la capital griega, dedicaremos gran parte de la jornada a ver uno de los monumentos más importantes de Atenas: el Estadio Panatenaico. Éste es el primer estadio que dio vida a los Juegos Olímpicos de la ‘nueva Era’; en concreto, a mediados del siglo XIX. Sin embargo, en el año 330 a.C. en ese mismo lugar se levantó otro estadio donde comenzó la tradición de estas antiguas competiciones deportivas. El precio para acceder al interior es de 3 euros para adultos y 1,50 euros para estudiantes; se puede visitar a partir de las 8 horas.

Estadio olímpico de Atenas

  • Plaka. Si nuestro segundo día coincide con un domingo, te recomendamos que estés a las 10 horas en la Plaza de Sintagma ya que aquí tiene lugar el Cambio de la Guardia Real frente a las puertas del Parlamento. Y dependiendo del tiempo que nos quede antes de regresar de nuestro viaje podremos hacer más o menos actividades en la capital. Te recomendamos que si dispones de bastantes horas en la ciudad, visites el Museo Arqueológico Nacional; los menores de 19 años pueden entrar gratis y los adultos tienen que pagar una entrada de 7 euros por persona.