• Ses Variades. Uno de los lugares más concurridos de la isla pero que ofrece una de las vistas más bellas de la isla es la playa de Ses Variades, en la localidad de San Antonio. En este caso, la puesta de sol tiene lugar a ritmo de la música chill out que suena en los diferentes bares y terrazas que hay a lo largo de la costa. Es una de las zonas más visitadas de Ibiza ya que se dice que hay que pedir un deseo al esconderse el sol y miles de turistas acuden cada tarde allí para comprobarlo. El Café del Mar fue el primer comercio que decidió utilizar esta localización para levantar su establecimiento y hoy en día, se ha convertido en todo un fenómeno a nivel internacional. 
  • Benirrás. Otro de los sitios más mágicos de la isla ibicenca es la zona de Benirrás, donde cada día se despiden miles de turistas y habitantes del sol al ritmo de tambores y timbales. Está a pocos kilómetros de la población de Sant Joan y se trata de una cala de unos 150 metros de longitud de arena. La mezcla de colores propia de las últimas horas de luz encuadra el Cap Bernat, un islote en el horizonte de esta playa.
  • Porroig. Una playa tranquila, de aguas cristalinas y paisaje de una belleza inigualable es la playa de Porroig, especialmente recomendada para aquellos viajeros que quieran disfrutar de un romántico espectáculo junto a su pareja. Además de que por la mañana es un rincón ideal para disfrutar de un pequeño paraíso situado cerca de la población de Sant Josep, por la tarde se pueden apreciar los atardeceres más hermosos. Al tratarse de un pueblo marinero, no está tan masificada en cuanto a turismo y permite a los bañistas recorrer las aguas haciendo buceo o nadando entre los peces y corales del fondo del mar. 

Atardecer visto desde el Parque Natural de Ses Salines

  • Parque Natural de Ses Salines. Es el escenario elegido por aquellos turistas que quieran contemplar un atardecer de ensueño. Desde el sur de Ibiza hasta el norte de Formentera, incluyendo el tramo de mar que separa las dos islas, es todo el territorio que abarca este gran espacio natural. Diversas playas como Es Codolar o Es Cavallet y monumentos como la torre de Es Carregador o la iglesia de San Francesc forman parte de este museo al aire libre de belleza y encanto.
  • Cala Bassa. Y la población de San Antonio vuelve a repetir como otro de los rincones más recomendados para ver las puestas de sol. Y es que al encontrarse en la costa oeste de la isla de Ibiza, es la mejor zona para este espectáculo natural ya que es donde se ‘esconde el sol’. En este caso, hablamos de la Cala Bassa, una pequeña zona de baño rodeada de abundante vegetación y donde la arena blanca y el turquesa del mar son los colores protagonistas de este paraje. Sin embargo, al estar tan próxima a San Antonio y a otros resorts turísticos, en los meses estivales está masificada por miles de visitantes que no quieren perderse uno de los atardeceres de Ibiza en un entorno único en las Islas Baleares.