Artículos que podemos ahorrarnos para un recién nacido

Lo que no va a necesitar en esta primera etapa y que no es imprescindible salir corriendo a comprarlas a riesgo de estresarse y andar más de lo necesario son las siguientes cosas:

  • ALMOHADAS Y ACOLCHADOS GRUESOS, porque es conveniente que tenga espacio en la cuna y los grandes cobertores pueden cubrirlo demasiado al igual que las almohadas y almohadones. La forma segura de acostarlo es con una sábana ajustada al colchón y una que cubre con una frazada liviana, sin cordones o flecos ni accesorios.
  • JUGUETES EDUCATIVOS, ya que la visión y el oído del recién nacido es escaso por tanto no conviene sobre-estimular sino limitarse al rostro de la mamá y el papá, sus voces y sus caricias.
  • ROPA DURA O MUY DECORADA, la ropa del bebé tiene que ser cómoda, suave, en lo posible de algodón que permite que la piel respire y sin telas sintéticas.
  • ZAPATOS, en verdad no los necesita es sólo una decoración que puede resultar incómoda. Solamente necesita medias para protegerse del frío.
  • SILLA DE COMER, en los primeros meses se alimenta con leche materna o, de no ser posible, mamadera y no conviene sentarlo porque su columna no está preparada para esto y se puede dañar.
  • ANDADORES PARA APRENDER A CAMINAR, en la primera etapa no lo va a necesitar, algunos consideran que es indispensable al momento de caminar pero pueden retrasar el desarrollo muscular. Según la “Academia Americana de Pediatría” este artefacto tiene que ser eliminado por completo.
  •  MUÑECOS DE PELUCHE, son muy lindos y deleitan a niños y adultos pero no son adecuados para bebés porque pueden ser causa de ahogo además de acumular polvo que pueden causar alergias en el bebé.
  • CEPILLO DE DIENTES, el recién nacido no los tiene y va a pasar mucho tiempo para que tenga algunos dientes para limpiar.
  • ROPA GRANDE, los talles que hay que comprar son los que dicen de cero a tres meses y luego, viendo cómo crece el bebé, se analizará la compra de talles más grandes y, de ser posible, aprovechar ofertas y promociones.

La llegada del bebé implica muchos gastos por eso si se pueden evitar o postergar algunos para cuando sea necesario, nuestro presupuesto se verá aliviado.