Ciertamente, no todas las recetas permiten que la sal sea corregida de una forma eficaz sin arruinar el plato, ya que esto dependerá de los ingredientes que se utilizaron, del tipo de preparación y en último lugar, del sentido del gusto que tenga la persona.

En todo caso, debemos saber que una comida con exceso de sal es perjudicial para la salud, y puede generar diversos problemas como retención de líquidos, aumento de peso, alteraciones cardiovasculares, etc. De hecho, lo ideal es cocinar con bajos niveles de sal, para mejorar nuestro estado físico.

Agua

Una gran cantidad de platos y recetas pueden corregirse con solo aplicar un poco de agua y seguir cocinando unos minutos más. En este grupo encontramos principalmente a los guisos, las sopas, algunas salsas, el arroz, la pasta, etc. El agua es útil para aquellas recetas que se concentran en pocos ingredientes y que además pueden ser diluidas, pero debes tener cuidado porque pueden quedar demasiado líquidas, así que puedes acudir a la siguiente iniciativa.

Una patata cruda

Cuando no se puede hacer el plato más líquido de lo que ya es, se recomienda agregar una patata cruda. Solo debemos pelarla y colocarla a cocer junto con los demás ingredientes. Esta absorberá considerablemente el exceso de sal y luego podrá ser retirada del plato y este quedará mucho mejor. Esta práctica es ideal para algunas sopas, salsas, estofados, etc.

Azúcar

Aunque esta solución no es eficaz en todos los casos, puede servir para combatir el sabor salado de muchas recetas, especialmente cuando las recetas son a base de carne de res. En todo caso, el cocinero deberá ir experimentando hasta lograr el sabor esperado, o al menos disminuir la cantidad de sal. Puede suceder que el plato quede un poco agridulce pero esto mejor a que esté salado.

Palillos

En algunos casos, la solución es mucho más sencilla, solo se deben agregar unos palillos a la olla donde preparamos el plato y dejarlos allí por unos 10 minutos. En este lapso, absorberán el exceso de sal y ya todo estará resuelto. Claro está, todo depende de cuánta sal de más tenga el plato.