Esta idea de trabajar en cartera dio origen a la “Teoría de Cartera” que data de 1952 a partir de la obra que publicara Markowitz titulada “Portafolio Selection”. En 1958 se plantea la optimización de dicha cartera a partir de los escritos de Tobin que fueron en verdad innovadores, posteriormente otros expertos hicieron sus aportes completando la teoría de carteras.

Se busca que la Cartera sea Eficiente o sea que maximicen la rentabilidad y que minimicen los riesgos. Este conjunto de carteras se conoce con el nombre de Frontera Eficiente. Una manera de armado de la cartera es analizar la correlación entre los diferentes activos, o sea las acciones de las empresas, que al estar diversificadas minimizan el riesgo hasta casi hacerlo desaparecer.

En busca de la eficiencia

Otra postura es seguir la teoría del equilibrio en la cual el inversor invierte una parte de su dinero en una cartera que no presenta riesgo y otra parte en una cartera riesgosa, de este modo puede llegar a conseguir una rentabilidad mayor que invirtiendo en una sola cartera.

Para un nivel mayor de riesgo el inversor se puede endeudar a tasa libre de riesgo para comprar la cartera con riesgo, esta inversión tendrá apalancamiento con lo que el riesgo aumentará y también la renta a obtener subirá en proporción

CAPM y APT, dos modelos posibles

Siguiendo con los modelos, uno derivado de la teoría del equilibrio es el conocido como CAPM (Capital Asset Pricing Model) y la característica que tiene es que divide el riesgo en dos: sistémico y específico. El riesgo específico se elimina cuando se tiene una cartera diversificada, en cuanto al sistémico es aquel que no se puede diversificar. Este modelo CAPM tiene una serie de limitaciones basadas en la creencia que la rentabilidad no se condice con los riesgos esperados.

El otro modelo denominado APT (Arbitrage Pricing Theory) es una alternativa al anterior teniendo en cuenta sus limitaciones. Se basa en que los mercados de capitales son de competencia perfecta, los inversores se enfocan en el camino de la mayor riqueza y la rentabilidad de los activos se genera en un modelo lineal.