Si se dispone de una terraza las cosas son relativamente fáciles, ya que se tienen los areneros fuera del hogar. Si no es así, la solución pasa por un mueble cerrado en cuyo interior se puedan camuflar los areneros y, hasta cierto punto, retener el olor.

Pero el problema viene a la hora de limpiar. La arena sucia del arenero simplemente apesta y no es una opción guardarla en la bolsa de la basura, sobre todo si esta está en la cocina. Esto lo saben bien aquellos que tienen varios gatos y que se ven obligados a bajar dos o tres veces al día al contenedor para depositar la bolsa de la arena sucia.

Por eso, la llegada de nuevas arenas aglomerantes ecológicas que se pueden desechar por el WC ha sido toda una revolución para quién quiere tener gatos, pero no los olores que conllevan sus arenas.

Para empezar, estas arenas son aglomerantes. Retirar las heces del animal es fácil, ya que se identifican fácilmente. El problema viene con la orina, que al ser líquida es más complicado identificarla y suele dar mucho olor.

Si elegimos una arena aglomerante estamos quiere decir que la orina del gato formará bolas junto con la arena, por lo que se puede retirar sin dificultad, separando fácilmente la arena limpia de la sucia. De este modo se evitan muchos olores.

Pero si además se trata de una arena ecológica que se puede tirar por el WC ya no tendremos tampoco el problema de las bolsas con la basura que hay que bajar de modo urgente.  Estas arenas están realizadas con restos de papel y de madera molida, son biodegradables y respetuosas con el medio ambiente.

No hay peligro de que atasquen las tuberías, siempre que se tiren en pequeñas cantidades y nunca todo el arenero de una vez, y como son ecológicas no tendremos que preocuparnos de estar causando un problema de contaminación.

Una buena compra que ayudará a los que tienen varios felinos, a que su casa esté libre de malos olores.