Porque sin duda uno de los problemas mayores para las embarazadas es que quizá las molestias no sean muchas, pero lo que sí se torna complicado es que no podemos tomar medicamentos pues estos afectan al bebé.

Por efectos de la progesterona presente en mayor medida durante el embarazo, es que más de la mitad de las futuras mamás sufren de ardor en el estómago o acidez, ya que el esófago se relaja tanto que lo que comemos puede querer regresar y causarnos esa irritación.

Qué hacer para evitar el ardor de estómago

Como se trata de un cierto reflujo, es recomendable que evitemos posiciones que favorezcan ese reflejo como recostarnos o agacharnos, es mejor que después de comer procuremos hacer actividades de pie o sentadas, para que la acidez no se presente tan fácilmente.

También es recomendable cuidar la alimentación (aunque no tengamos problemas de ardor es bueno cuidar lo que comemos), y evitar alimentos que de ante mano sabemos que nos pueden causar este problema como los chiles, el café, los vinagres, las coles, sodas y gaseosas, así como alimentos fritos.

Puede que durante el embarazo evitemos tomar abundante agua porque de este modo tendremos que hacer vistas más seguidas al baño, pero es recomendable para evitar el ardor estomacal que nos mantengamos bien hidratadas.

Aliviar el ardor de estómago durante el embarazo

Ahora bien, si ya es demasiado tarde y estamos pasando por un episodio de acidez o ardor estomacal y lo que más nos interesa es solucionarlo. Podemos buscar en los lácteos la solución porque tomando leche, comiendo galletitas con queso cremoso o degustando un yogur, el ardor probablemente se irá porque reduce los síntomas.

Un té de manzanilla es bueno para la digestión y no contiene activos nocivos para el bebé, por lo que a no ser que tu médico te lo indique, puedes tomarlo sin preocuparte pues no afectará al bebé.

Goza de un embarazo sin molestias estomacales y disfruta de cada etapa de la gestación de tu bebito al evitar el ardor de estómago durante la dulce espera.