Las arañas no son la mascota más popular, seguro que a muchos se les pone cara de estremecimiento nada más leer su nombre o ver una foto de las mismas, pero para aquellos que las tienen se convierten en una auténtica pasión y hablan de su “bichito” como haría cualquier padre orgulloso.

Vamos a dejar aparte en este artículo a las arañas peligrosas, aquellas especies cuya picadura puede suponer un serio problema para los seres humanos ya que queremos pensar que este tipo de animales tan solo los tendrá alguien con unos conocimientos profundos sobre su cuidados y sobre las precauciones que hay que tomar con ellas.

Ventajas de una araña como mascota

Son animales muy limpios y tranquilos y como además generalmente no les gusta la compañía, con una sola araña estamos más que servidos. Un pequeño terrario es suficiente, aunque deberá de estar muy bien sellado (con el paso de aire asegurado) para evitar que escape.

Su alimentación es muy barata y no requieren socialización. Es decir, no tendrás que jugar con tu araña, ni cepillarla y mucho menos sacarla a pasear. Por tanto el tiempo que deberás dedicarle es mínimo.

La araña ofrece unas peculiaridades diferentes al resto de mascotas

Observarlas puede ser muy relajante y puede ayudar a que los niños comiencen a sentir curiosidad por el mundo animal y por la ciencia, aunque no es una mascota adecuada para ser cuidada por los más pequeños.

Inconvenientes de tener una araña como mascota

Supongo que el primer inconveniente es explicárselo a los demás sin que te vean a ti mismo como un bicho raro. Bromas a parte, prácticamente todas las arañas tienen glándulas venenosas en sus quelíceros, es decir, los dientes con los que muerden a las presas. Este veneno es inofensivo para las personas en la mayor parte de los casos, pero aun así hay que tener cuidado pues puede haber casos de alérgicos a las arañas.

Con las otras mascotas de la casa también pueden surgir problemas ya que una picadura de araña puede causar una reacción muy negativa en un perro o gato. Además debemos de saber que si muerden a un invitado y este precisa de atención médica, el seguro de hogar, por norma general, no cubre a estos animales y deberás de pagar de tu bolsillo los cuidados del incauto.

Las arañas, al ser mascotas poco habituales, no cuentan con demasiados profesionales que puedan atenderlas en caso de sufrir algún problema, como una infección de hongos. Además, salvo especies muy determinadas, tienen una vida corta comparada con la de otros animales de compañía.