Hoy, pocas nos atreveríamos a enfrentarnos a una colcha de ganchillo tradicional, con esos hilos finos y esas agujas capaces de encadenar puntos diminutos. Como mucho, una pequeña manta de lana gruesa y, en la mayoría de las ocasiones, para que quede a medio terminar en un cajón. No hablemos ya de tejer lino a mano.

Nos ponemos como excusa que ese tipo de colchas ya no se llevan y que a fin de cuentas, no quedarían bien en casa. Pero no es cierto en absoluto, este tipo de colchas pueden quedar fantásticas en cualquier tipo de decoración.

Colchas de ganchillo muy modernas

Las colchas de ganchillo, tal y como las hacían nuestras abuelas, encajan mal en los dormitorios modernos, sobre todo si las camas no son de 1.35 sino más grandes. Pero estas son algunas soluciones que se pueden adoptar:

  • Pídele a una costurera que corte un trozo de la colcha a lo largo y le una los remates de los bordes. De este modo tendrás un precioso cubrepiés para tu cama, que le dará un aire muy elegante. Con los trozos sobrantes puedes decorar fundas de cojines.
  • Si la colcha está tejida en lana usa solo la parte central y crea un bonito cubrecamas ideal para la primavera o para el otoño. Al no tapar toda la cama, en lugar de dar un toque demasiado anticuado ofrece un bonito contraste y es perfecto para una decoración con un aire vintage.
  • Si la colcha tiene los puntos muy separados y deja ver bastante bien lo que hay debajo úsala con una sábana de color muy intenso para que haga un interesante contraste.
  • Quítale los remates de los laterales y hazle unos nuevos con tela. Con los mismos tonos de tela crea algún dibujo que puedas coser sobre la colcha. Por ejemplo: puedes crear una muñeca para la habitación de una niña, o pequeñas mariposas de colores salpicadas por la colcha. Es un trabajo relativamente sencillo que cambia totalmente la imagen de la colcha y que también puedes encargar a alguna costurera si no te atreves a realizarlo tú misma.
  • Utiliza tiras de la colcha para combinar con tiras de tela, creando una nueva pieza que combine diferentes estilos, por ejemplo ganchillo y patchwork. No es necesario que la combinación sea geométrica en tiras aunque es el método más sencillo cuando se está comenzando a realizar este tipo de labores.

Tal como hemos indicado anteriormente, en una tienda de costura experta pueden realizar este trabajo o incluso darnos otras ideas para que la vieja colcha se vea mucho más moderna y atractiva.