Vamos a repasar sus principales usos, aunque es cierto que se usa como planta decorativa, nos centraremos en sus aplicaciones dentro de la cosmética y la medicina natural.

En el aspecto medicinal, básicamente se obtienen 2 compuestos a partir de sus hojas, que son los que mayormente se usan. Si cortamos una hoja en 2, veremos que dentro de ella hay una especie de baba o gel. Este gel tiene un sabor muy amargo, pero generalmente en estado natural sirve para aliviar quemaduras de piel  más que nada, y algún otro problema similar.

El segundo compuesto es una especie de látex que se origina por la incisión de las hojas. Si cortan una hoja transversalmente verán como gotea este látex, sin embargo el corte debe ser lo más cerca posible de la base del tallo.
Como mencioné antes, mayormente se usa desde cientos de años para tratar problemas en la piel, a medida que la tecnología ha ido avanzando se ha podido extraer el principio activo y desarrollar cremas y bálsamos más eficaces que la planta en sí.

Hoy en día se usa el aloe vera para tratar lesiones en la piel por quemaduras, várices, acné, etc. También se hace enjuague bucal a partir del aloe vera, pero en este caso se le adicionan muchos saborizantes porque la planta tiene un sabor muy amargo. Para quienes tuvimos la mala suerte de tocar una planta y chuparnos los dedos por accidente, es un sabor muy fuerte y que se queda atrapado, por lo que no recomiendo intentar comer la planta, más abajo explicaré bien por qué.

También se ha probado que tiene un efecto perjudicial para los hongos, por lo que es una opción natural para tratar el pie de atleta, o algún hongo similar que pueda aparecer en distintas partes del cuerpo, como axilas o ingle.

Otra cosa que no es muy conocida es que sirve como desodorante. Es decir, no incluye una fragancia como las que vienen en los desodorantes comerciales, pero mitiga bastante el olor corporal, y lo que es aún mejor es inocuo para la piel, hasta beneficioso.

Se solía decir que el aloe vera tenía propiedades alimenticias, y que ayudaba con los problemas estomacales. Sin embargo, este tipo de cosas nunca se pudieron comprobar, y lo que es aún peor, en 2011 el Programa Nacional de Toxicología (National Toxicology Program, agencia que pertenece al Departamento de Salud y Servicios Sociales de EEUU) comprobó a través de una serie de exámenes de corto y largo plazo, que al darle agua con cantidades pequeñas de aloe vera en agua a ratones y ratas, se encontró evidencia muy clara de actividad cancerígena en las ratas pero no en los ratones.

Por lo cual esto generó que se intensifiquen los estudios para conocer cuáles son los efectos reales del aloe vera al consumirlo como un alimento. (Ya que los efectos externos son beneficiosos). Además, y como prometí antes, no se recomienda comer la planta ya que se sabe que suele producir diarrea, daños en los riñones, dolores de cabeza.

Por último, cabe aclarar que si bien hay estudios que el aloe vera es bueno para ayudar a cicatrizar heridas, hay discusiones al respecto y hay otros estudios que afirman que en realidad retrasan la cicatrización, por ahora es algo que está en debate, aunque si aplican aloe vera a un arañazo o raspadura no tendrán mayores complicaciones. Se duda sobre todo sobre su aplicación para lesiones importantes, en cuyo caso será preferible recurrir antes de nada a un médico.