Sandwiches

No cabe duda que son tan versátiles como lo decidamos, porque una vez que superamos el clásico jamón con queso, podemos ser osados y probar sandwiches de aguacate y tocino, de queso mozzarella, tomates secos y albahaca, o unos de rosbif con mostaza. Sé creativa con los ingredientes que encuentres en tu refrigerador.

Sandwich rosbif como aperitivo

Queso crema y galletitas

Es un queso de lo más noble porque se puede disfrutar al natural o con condimentos y sabores como chiles, hierbas frescas, mermeladas, nueces o embutidos. El secreto está en mezclar a la perfección el queso con los ingredientes que le aportarán sabor para posteriormente colocarlos en una fuente junto a galletitas.

Picoteo

Es muy sencillo y no hace falta tener en abundancia sino contar con variedad. Cacahuates, salames, quesos, galletitas, frutas confitadas, frutos secos y semillas, de todo un poco para picar y comer como aperitivos, eso sí, acompáñalos con un buen vino.

Pinchos

Siempre es bueno tener a la mano unos pinchitos de madera para armar ricos entremeses en menos de 10 minutos. Tomatitos cherry con queso y albahaca, jamón y queso, jamón ahumado y piña, quesos con capeado frito. Pinchos de fruta y chocolate, así como bombones y frutas frescas. En realidad un pincho se puede componer de muchos ingredientes, pero procuremos los que mejor se complementen en sabor.

Surtido de pinchos

Masa de hojaldre

Tener en casa congelada masa de hojaldre nos sacará de más de un aprieto porque con solo envolver unos palitos de queso, hacer unas canastitas en moldes para magdalenas o con hacer tortitas con rellenos simples tipo quiché, tenemos aperitivos muy ricos que se preparan en un dos por tres, pero para los cuales necesitamos la masa de hojaldre.

Así, puedes preparar aperitivos ricos y fáciles que estarán listos en minutos para las visitas o para cuando los niños están buscando qué merendar, solamente procurar tener los ingredientes para prepararlos en casa y si no es así, crea nuevos sabores.