La anti gimnasia es un espacio liberador de tensiones que se han ido acumulando a través del tiempo. Creada en 1970, esta propuesta ha empezado a tener difusión no hace mucho y con la consigna de que “todo está escrito en el cuerpo” trabaja sobre bases muy firmes de forma anatómica y fisiológica. Una postura integral entre cuerpo y alma sin fragmentar ningún punto.

Punto de partida

Los músculos que van desde la nuca hasta los pies y que conforman toda la zona posterior del cuerpo, son los que sostienen el cuerpo y que cuando duelen es porque trabajan demasiado. Esto hace que el cuerpo trabaje de manera desequilibrada. Las clases son grupales y duran unos 90 minutos y allí se trata de corregir este desequilibrio, trabajando dichos músculos posteriores y afianzando el movimiento de los anteriores. Todos estos movimientos generan movilizaciones emocionales, los practicantes se ríen o lloran según la parte de su historia que liberen. No es una terapia psicológica pero se presta atención a la liberación emocional ya que es necesaria para que el trabajo sea integral. Es posible tomar el control de nuestro cuerpo y ser totalmente autónomos en este sentido.

Beneficios de la antigimnasia

Se realizan pequeños movimientos de todos los músculos del cuerpo, muy precisos que activan la fisiología muscular del más pequeño al más grande despertando todas las zonas que han estado dormidas por mucho tiempo y eliminando paulatinamente su rigidez. El resultado más rápido y visible se logra en la espalda. Personas de todas las profesiones se han volcado a este método porque sus resultados son notables. No solamente a nivel corporal sino que sensibiliza las percepciones comenzando por la corporal y generalizando a todas las percepciones del ser humano. La persona que practica aprende a escuchar a su propio cuerpo y a estar en concordancia con él.

Práctica holística

Dada la necesidad que tiene esta práctica de unirse con el cuerpo, se puede hablar de una disciplina holística apuntando también al desarrollo del centro energético y de ahí generar buena movilidad corporal y bienestar en todo sentido.

Otra práctica similar es la inventada por el kinesiólogo Phillipe Souchard en la que trabaja la Reeducación Postural Global (RPG) con vistas a lograr una buena postura realizando estiramientos musculares orientados a prevenir patologías y lo denominó Streching Global Activo (SGA). Aquí se trabajan varias cadenas musculares y la interrelación que puede encontrarse entre ellas corrigiendo las falencias musculares.