• Elaborar un calendario. Uno de los pasos para combatir la ansiedad es tener una rutina que seguir cada día, por eso necesitas elaborar un calendario con lo que vas a hacer cada día y el tiempo que vas a dedicar a cada tarea. Por ejemplo, los lunes puedes emplearnos en enviar CV por Internet, el martes y jueves a realizar algún curso gratuito y los miércoles y viernes a entregar tu currículum y carta de presentación en mano por tu localidad. Es importante que en este calendario también tengan cabida otras actividades que no tengan relación con tu formación o búsqueda de empleo; el ocio y el deporte deben estar presente a lo largo de la semana para que tu cuerpo y mente desconecten de tu principal frustración: encontrar trabajo.
  • Marcar objetivos. En toda empresa se marcan de forma anual o mensual unos objetivos para valorar cómo va la compañía y analizar internamente los cambios oportunos que hay que realizar para mejorar. Aunque no estés trabajando tú mismo debes marcarte esos objetivos y ‘premiarte o castigarte’ por ello en función de las consecuencias. Por lo tanto, pondremos en nuestro calendario ciertos objetivos como ‘enviar más de 20 candidaturas al día’ o ‘hacer modificaciones en tu carta de presentación’. Si las cumples te podrás premiar y sino deberás hacerte un pequeño castigo como prescindir del tiempo de ocio destinado durante esa jornada.
  • Deporte y relajación. Necesitas una o varias distracciones para compaginar la búsqueda de empleo con un ejercicio que te mantenga activo en cuerpo y mente. Hacer deporte te ayudará a sentirte bien contigo mismo, algo que cuando el periodo de desempleo suele ser largo puede afectar a nuestra autoestima. Llevar una serie de rutinas deportivas te ayudará a mantener los objetivos de tu calendario y liberar el estrés que genera no encontrar trabajo. La meditación y relajación también son muy importantes para combatir la ansiedad ya que nos ayudarán a ver nuestra situación desde otra perspectiva.
  • Ser optimista. Y es que precisamente ser optimista es una de las reglas que debes aplicarte para no acabar deprimido y desmotivado. Aunque es un consejo ‘fácil’ para el que lo da y ‘difícil’ para el que se lo debe aplicar, es importante sacar lo bueno de nuestra situación. Analiza por lo que estás pasando e intenta ‘dar la vuelta’ a todo lo negativo que estás viviendo para verlo sólo desde el lado positivo. Si tú te sientes así transmitirás esas buenas vibraciones a los demás sin darte cuenta y estarás más receptivo a la hora de hacer frente a posibles oportunidades.
  • Grupos de apoyo. En caso de que la ansiedad por no encontrar trabajo sea extrema, te recomendamos que acudas cuanto antes a un grupo de apoyo. Aunque primero no te convenza esta opción, debes tener en cuenta que hay muchas personas pasando por una situación similar a la tuya y que juntos podréis sacar beneficios de esta etapa. Conocerás gente que está viviendo lo mismo que tú, tendrás a otros que te motiven mientras tú les motivarás a ellos y encontrarás apoyo en personas ajenas a tu círculo habitual de familiares y amigos; generalmente cuando buscas ayuda de ‘desconocidos’ es más fácil abrirte y hacer caso a sus consejos con mayor libertad.