Algunos de estos animales serían deseables como mascotas, mientras que a la gran mayoría no querríamos verlos ni a varios kilómetros de distancia. He escogido tres muy famosos y quizás los que más dudas han levantado sobre su posible existencia real.

Animales mitológicos más populares

Los dragones: El dragón es quizás el animal que a nivel popular nos produce más dudas sobre si pudo o no haber existido. Su presencia se encuentra en leyendas mitológicas de pueblos tan diferentes y distantes como los países orientales, los países nórdicos, la mitología griega y romana y también en diferentes culturas tanto del norte como del sur de América.

Además, sus representaciones en forma de serpiente alada o gran animal que escupe fuego nos recuerdan mucho a las imágenes de algunos dinosaurios. ¿Existieron realmente los dragones y solo los recordamos a través de su leyenda? ¿Encontraremos algún día sus rastros fosilizados? Mientras no sea así, nos conformaremos con los reptiles que todavía tenemos sobre la faz de la tierra, algunos de los cuales consienten en convivir con nosotros.

Las sirenas: Mitad pez, mitad mujer y siempre con un toque de maldad, estos seres mitológicos arrastraban a los marineros al fondo del mar embrujándolos con su canto irresistible según la leyenda griega. También existen historias de sirenas en la mitología de algunos pueblos orientales, en la actual Inglaterra, en la península Ibérica e incluso en algunos pueblos de América del Sur.

Muchos investigadores han querido asociar estas mujeres pez a diferentes especies de peces que podían haber sido percibidos como tales debido a las alucinaciones de los hombres que llevaban demasiado tiempo en el mar

Big Foot: Pies grandes, también conocido como el Jeti. Una especie de eslabón perdido, una mezcla entre un gran mono y un humanoide sin acabar de evolucionar que se ha visto en diferentes partes del mundo. Se dice que vive en la profundidad de los bosques más inexplorados, pero cada vez hay menos rincones vírgenes en el mundo y no se ha podido hallar un solo resto que pruebe la existencia de este animal de leyenda.