Estos niños que fueron estimulados de esta manera recuerdan dichos sonidos después al nacer y les facilita el sueño cuando lo escuchan reduciendo la irritabilidad.

Otro estudio que se realizó involucró las obras escritas por el compositor Mozart y los resultados que se obtuvieron fueron sorprendentes. Se dicen muchas cosas sobre Mozart entre ellas que su música recuerda la música de las esferas (o sea la música celestial) y por ende nos une con el creador o con el universo, como quiera que se llame, sigue siendo el mismo principio de unidad y hermandad entre seres humanos y el bebé, que es muy receptivo puede captar esta conexión con lo superior. Pareciera una cuestión religiosa y sí, lo es ya que religión significa re-ligare con el creador. Lo cierto es que los científicos encontraron grandes avances madurativos a nivel corporal en bebés que fueron estimulados con las composiciones de Mozart.

Otros beneficios de la música

  • Elimina el stress ya que su efecto es relajante.
  • Mejora y desarrolla la memoria y la concentración.
  • Estrecha los lazos con los adultos ya que es una actividad que se realiza en conjunto.
  • La música estimula también el movimiento y con él el desarrollo motor, el sentido del equilibrio y la organización espacial.
  • La música también hace su aporte al desarrollo lingüístico del bebé y el niño ya que estimula la reproducción de sonidos y con ellos los primeros vocablos.

Estos consejos esperamos que te sirvan para aprender a sacarle más beneficios a la música para tu embarazo y una vez el bebé ya esté contigo:

  • Durante el embarazo se pueden colocar auriculares en la panza o no, no es estrictamente necesario, con que haya música en el entorno el bebé la capta igual y se consigue un efecto sedante mientras se estimula a nivel emocional.
  • Al nacer y en sus primeros meses es esencial cantarles ya que la voz materna y paterna tiene un gran significado para él.
  • Recrear canciones antiguas, de nuestra niñez, adaptarlas y enriquecerlas.
  • La música también puede ayudarnos a que el bebé empiece a distinguir entre la noche y el día dando dos ambientaciones musicales diferentes.
  • A partir de los 6 meses se puede comenzar a bailar con el bebé dando una nueva dimensión a la actividad musical y mientras juega es bueno que tenga música de fondo. El estímulo musical estará presente el mayor tiempo posible ayudando al crecimiento del bebé.