En mayo pasado, la organización Greenpeace había dado a conocer las empresas de Internet que ubican el podio de la sustentabilidad por utilizar energías limpias. Apple, Facebook y Google, por supuesto, ocupan el top 3, con la empresa de la manzana a la cabeza, que conserva su puesto gracias a que el 100 % de la energía que utiliza es renovable.

Hasta el momento, Amazon había mantenido una actitud poco clara acerca del uso de energías limpias. Según el informe de Greenpeace, la empresa líder en venta de libros y otros artículos por internet solamente emplea un 23 % de energía renovable, teniendo un sistema energético mixto. La organización ambientalista contactó a cada una de las empresas de internet analizadas en su informe para solicitarles que, en un largo plazo, utilicen un 100 % de energías renovables. ¿Será ésta la oportunidad de Amazon para dar el primer paso? Parece que sí.

Según la empresa de venta por internet, han adquirido recientemente energía solar y éolica para sus centros de datos. Inaugurará una planta propia de energía solar de 80 MW en Virgina, Estados Unidos. A través de su filial Amazon Web Services, se ha lanzado a la construcción y operación de un parque fotovoltaico en el condado de Accomack.

El complejo entrará en funcionamiento recién en octubre de 2016 y contará con el apoyo de Community Energy, una conocida empresa de energía solar. Se llamará Amazon Solar Farm East. Producirá anualmente 170.000 megavatios por hora, energía suficiente para abastecer a miles de hogares y, por ende, será el parque solar más grande del Estado de Virginia. Tal como ha solicitado Greenpeace, la empresa se ha puesto como objetivo alcanzar el 100 % de abastecimiento de energía renovable.

La energía renovable, a diferencia de las energías a base de combustible fósiles (petróleo, gas natural y carbón), se obtiene de fuentes naturales virtualmente inagotables, tanto porque son producidas en inmensas cantidades como pro su capacidad de regenerarse por medios naturales. La energía solar y la eólica son dos tipos de fuentes renovables.

Según los pronósticos científicos, las energías fósiles se agotarán a fines del siglo XXI, no dejando otra alternativa que volcarnos hacia las energías renovables, no sólo por una cuestión ecológica sino por mera supervivencia.

Por otra parte, la utilización de las energías producidas por combustibles fósiles emiten dióxido de carbono en su combustión y contribuyen al efecto invernadero. Eliminar progresivamente este tipo de fuentes contaminantes contribuirá al cuidado del medio ambiente, además de ser una via sustentable para el desarrollo de miles de empresas alrededor del mundo.

La medida tomada por Amazon no solamente es ecológica sino que también es previsora en materia económica: cuando las energías fósiles escaseen, su costo seguramente se incrementará por las reglas de precios del mercado. Cuidar el planeta y las finanzas en una misma acción puede ser lo más inteligente que puede hacer una empresa del siglo XXI.