Este problema es muy común, les sucede prácticamente a todos los niños y por eso, en algunos países han comenzado a surgir lugares para alquilar juguetes. Una moda que ya comienza a asomar tímidamente en España de la mano de una mamá aragonesa que ha lanzado la primera web de alquiler de juguetes de nuestro país.

El funcionamiento es muy sencillo: los papás eligen el juguete que les gusta y los días que quieren tenerlo en casa. Lo solicitan y les es enviado por mensajería. Una vez que termina el tiempo de alquiler, lo devuelven por el mismo método.

¿Qué tipo de juguetes se alquilan?

Evidentemente, este sistema de alquiler de juguetes no se utiliza para aquellos de poco valor o muy  frágiles. Estos son los juguetes que pueden encajar en este sistema:

  • Juguetes muy caros: Hay juguetes de moda cuyo precio es muy elevado y que los padres no quieren o no pueden comprar. Pero alquilarlo resulta mucho más económico. Los juguetes baratos no merecen la pena, porque aunque el alquiler no cueste mucho, con el envío ya suele salir a cuenta comprarlo.
  • Juguetes que ocupan mucho espacio: Por ejemplo, en verano el niño quizás utiliza mucho la bicicleta porque soléis salir al campo, pero ¿dónde se guarda todo el invierno? Lo mejor es alquilarla unos días para disfrutarla a tope y olvidarse de la bici hasta el siguiente año. También tienen mucho éxito los juguetes tipo parque infantil para alquilar para cumpleaños.
  • Deben de ser resistentes: Evidentemente, un juguete frágil no se puede alquilar porque corre mucho riesgo de que el niño acabe por romperlo. También hay otros que no se pueden alquilar por cuestión de higiene, especialmente los de los bebés, que los chupan y los muerden.

En cualquier caso, la empresa de alquiler garantiza que el juguete se higieniza tras cada uso para que llegue en perfectas condiciones al próximo niño. Entre sus ventajas destaca que si los juguetes son de pilas, en cada envío mandan un juego de baterías recargables para que el niño pueda disfrutar de manera automática y sin contaminar el medio ambiente.

Espíritu solidario

Una vez que los juguetes ya han cumplido un ciclo y por el uso se han deteriorado, la empresa les da una función solidaria. Se trata de juguetes que valen perfectamente para jugar, pero que no cumplen un estándar de calidad para alquilar.

En estos casos, se realiza una donación a entidades sin ánimo de lucro que pueden quitarles partido o repartirlos entre niños de familias necesitadas. Para este fin, también organizan un servicio de recogida de donaciones de juguetes para familias que quieren deshacerse de ellos pero no saben en dónde dejarlos.