La esencia del couchsurfing

Esta idea surgió hace años y en algunos países es muy habitual, especialmente entre la población más joven. No se trata de poder ir a casa de un desconocido a dormir gratis y levantarte al día siguiente marchándote como si nada, sino que la esencia del couchsurfing es compartir culturas, conocer nuevos territorios y hacerlo con la ayuda de otras personas que piensan que viajar es exactamente todo esto. El anfitrión le puede dejar una habitación, un sofá, un colchón… Lo realmente importante no es cómo o dónde duerma, sino que le ofrece su casa para hospedarse en un lugar que no conoce y en el que sólo está de paso. Generalmente, los que dejan su hogar a otros suelen hacer de ‘guías turísticos’ o por lo menos facilitan al huésped información sobre la ciudad en la que se va a alojar.

Viajar con el sistema de Couchsurfing nos permite descubrir nuevos lugares

¿La moneda de pago? No existe. Está prohibido hacer un intercambio monetario por alojarse. El couchsurfing nació para que el huésped pueda compensar al anfitrión su gesto de diversas maneras, pero nunca con dinero de por medio. A veces, la persona que se ha alojado en una casa ajena, ofrece al anfitrión su propia casa cuando éste viaje al lugar donde reside. De este modo no sólo se compartirían culturas sino también alojamientos. Otra forma en la que colaboran los huéspedes es contribuyendo en las tareas del hogar, compartiendo ciertos gastos domésticos o teniendo algún detalle con el anfitrión.

¿Cómo puedo formar parte del couchsurfing?

Tanto si quieres viajar y ahorrar en tus vacaciones, como si quieres ofrecer alojamiento a alguno de los couchsurfers, debes acceder a la página web. Ésta se divide en tres áreas: el perfil, la comunidad y el intercambio de alojamientos. Por lo tanto, para formar parte de esta técnica de viaje debes en primer lugar registrarte.

  • Perfil. Debes intentar rellenar al máximo todos los campos, ya que cuanta más información ofrezcas al resto de usuarios, darás más confianza para que otros te dejen alojarse en sus casas. Si quieres ser el anfitrión ocurre lo mismo, contra más información ofrezcas, con mayor seguridad se alojaran los couchsurfers contigo. En cuanto a los datos que hay que detallar, están básicamente relacionados con los viajes: qué idiomas hablas, a qué países has viajado, fotografías, tus aficiones… Lo más importante es que según vayas teniendo actividad, los demás usuarios que hayan interactuado contigo dejarán comentarios sobre su experiencia; tanto hayan sido tus anfitriones como tus invitados.
  • Comunidad. Este apartado está pensado para que las personas de una misma zona geográfica o con gustos similares puedan hacer actividades, conocerse, interactuar… Al fin y al cabo la página couchsurfing es una red social en la que la base es el alojamiento, pero donde se busca realmente ‘conocer’, ya sea una amistad, una ciudad, una cultura, etc. Esto está teniendo cada vez más éxito e incluso en diferentes ciudades del mundo se organizan quedadas semanales a las que asisten cientos de personas.
  • Intercambio. Y cuando llega el momento de ofrecer tu alojamiento o de buscar un lugar donde dormir, es cuando toca interactuar con el resto de usuarios. Para ello, primero te recomendamos que leas bien el perfil y veas si puede ser compatible con tus necesidades. Por ejemplo, una persona que no quiera que fumen en su casa, nunca va a dejar que se aloje alguien que quiera fumar en el interior de la vivienda. Una vez elegida la persona con la que creas que puedes ‘conectar’, déjale un mensaje detallado de lo que buscas, las fechas en las que irías; en definitiva, contra más te extiendas diciendo lo que quieres, más posibilidades tendrás de conseguirlo.