Encontramos muchos productos en los supermercados o herboristerías que ofrecen un alto contenido en aloe vera, así como diferentes derivados que nos permiten utilizarlos como remedios prácticamente naturales, sin embargo, no hay nada como tener esta planta de aloe vera en nuestra propia casa, algo que realmente no es tan complicado, ya que es una planta muy resistente y que no requiere de grandes cuidados. Por ello, vamos a repasar las características de esta planta, así podrás decidir si puedes tener un ejemplar en tu casa, sin necesidad de recurrir a productos elaborados, sino que podrás usar directamente la planta original para aplicar así su jugo como un polivalente ingrediente natural con múltiples aplicaciones medicinales.

Es una planta que puede trasplantarse rápidamente y que no exige muchos cuidados, ya que la cantidad de agua que precisa es muy poca. Además, el aloe vera en climas muy cálidos e incluso desérticos se mantiene en perfecto estado, por cuanto es una planta que se alimenta mucho del sol y los climas más cálidos. Si vivimos en un clima frío la mejor forma de mantener en perfecto estado nuestra planta de sábila es al mantenerla como planta de interior.

Además la planta de aloe vera genera más brotes en poco tiempo, por lo que podemos crear un jardín con varias de estas plantas y usarlas para consumo de nuestra familia; recordemos que es la pulpa de la planta la que se consume y guarda todos sus beneficios.

Podemos tener nuestra propia aloe vera en una maceta sin demasiados cuidados

Beneficios de la sábila o aloe vera

Uno de los beneficios más conocidos de esta planta es que tienen propiedades regeneradoras para la piel y por eso se utiliza en el cuidado y sanación de quemaduras, para el tratamiento del acné, y como parte de varios tratamientos naturales de belleza que hidratan y dan vida al cutis.

El aloe vera también tiene beneficios que ayudan a la buena digestión y en los problemas gastrointestinales en general, además se recomienda mucho como parte de licuados y batidos para las personas que están en un tratamiento reductivo, pues ayuda a quemar calorías y a mantener el organismo activo.

Muchos tratamientos para el cabello comerciales y naturales contienen aloe vera, y esto es porque no solamente ayuda a regenerar y reparar la piel, sino que también aporta estos beneficios al cabello dando fuerza, brillo y vitalidad. Una mascarilla para el cabello de aloe vera restaurará el cabello en unas cuantas aplicaciones

Aloe vera en el embarazo y lactancia

Una contraindicación que no debemos dejar pasar ni olvidar sobre el aloe vera es que en el embarazo y la lactancia es mejor evitarla, ya que puede provocar contracciones que resultarán en un nacimiento prematuro, o en el peor de los casos en un aborto. Recuerda que hay plantas medicinales peligrosas para el embarazo y que podrían interrumpirlo o causar daños al feto, de modo que además del aloe vera o sábila, es bueno recordar el resto de ingredientes a evitar durante la gestación.