Si bien los vegetales también son ricos en proteínas y tienen muy poco que envidiar de las proteínas animales, debemos saber que no se trata de eliminarlas completamente de nuestra dieta, sino buscar un equilibrio en cuanto a la cantidad de carne que comemos y sobre todo a la combinación con otros grupos de alimentos. Es bueno que intereses por todas las opciones de proteínas más sanas para de este modo decidir qué alimentos ingerir en cada día, tratando de lograr una alimentación más equilibrada y sobre todo beneficiosa para tu bienestar.

Pescado

Esta es una de las fuentes más sanas de proteína animal, que además aporta otros nutrientes importantes para nuestro cuerpo como el Omega 3, y otras vitaminas y minerales. Existen diversas especies de pescado ideales para consumir de forma cotidiana. Debemos tener cuidado de consumir pescado fresco y que se hayan obtenido de manera natural, sin utilizar productos químicos que puedan tener efectos secundarios en el organismo.

Huevos

Es un alimento de gran calidad con una sólida base proteica. Su mayor concentración de nutrientes se encuentra en la clara, mientras que en la yema también hay componentes positivos para el organismo, pero si se consumen en exceso pueden generar efectos secundarios como el aumento del colesterol. Del mismo modo, es conveniente supervisar cuál es la forma de alimentación de las gallinas productoras ya que algunas veces se altera, para que la producción de huevos ocurra a corto plazo.

Pollo

Esta es una de las aves que más proteínas aportan a los seres humanos, pero también debemos mencionar al Pavo, que en algunos casos es mucho más sano y a la vez más costoso. Los nutrientes de estas aves hacen que recuperemos rápidamente la energía que necesitamos para una buena salud.

Carnes rojas

Su consumo ha sido bastante desestimado por los especialistas, ya que representa algunas consecuencias graves para la salud, por la producción excesiva del ácido úrico y otras patologías. No obstante, si se consume en porciones adecuadas, con una preparación correcta y en una frecuencia moderada, su efecto será tan positivo como el de las proteínas vegetales. En todo caso, conviene consultar a un nutricionista para estructurar la forma en que podemos consumirla.

Leche

Este producto obtenido de fuente animal, posee diversos nutrientes indispensables para nuestro organismo en todas las etapas de nuestra vida. No obstante, así como contiene proteínas también contiene grasas, por lo que se debe evaluar con un especialista cuál es el mejor modo de consumirla.

Quienes dudan sobre consumir este grupo de proteínas, deben saber que su elección debe ir acompañada de un plan nutricional donde podamos combinarlas con otros grupos de alimentos y además estos sean preparados de una forma sana, para evitar efectos negativos sobre nuestra salud.