En el día de hoy estaremos recopilando algunos de los alimentos que deberíamos tratar de evitar a toda costa a la hora de nutrir a un niño. Hoy en día la comida chatarra es moneda corriente en casi cualquier hogar, pero debemos tener en cuenta que no todo lo que ofrece el mercado es bueno para la salud de nuestros niños. ¡Toma nota!

Alimentos que perjudican a nuestros niños

Si estás pensando en comenzar a generar mejores hábitos alimenticios para tu hijo, debes evitar los alimentos y productos que mencionaremos a continuación.

Fritos. Dentro de la comida chatarra, las frituras son las más comunes y populares, debido a su delicioso sabor y a la relación de adicción que genera con el que consume. ¿Por qué debemos evitar darle esto a nuestros chicos? Principalmente porque cuenta con elevadas cantidades de grasas trans, enemigas totales del sistema cardiovascular. Si comemos estos productos en exceso, se podría disparar el colesterol y terminaríamos con hipertensión o cualquier otro trastorno cardiovascular.

La comida frita tiene demasiado colesterol y propicia la hipertensión y problemas cardiovasculares

Gaseosas. Estas son una de las bebidas favoritas de los niños, y son altamente perjudiciales para la salud sobre todo cuando se las consume en exceso. La mayoría de ellas están hechas con aguas y colorantes, además de diversos químicos. Son poco saludables, debido al alto índice de azúcar que contienen y a su alto grado de acidez. Consumirlas en exceso puede poner al niño en riesgo de padecer diversas enfermedades, además de arruinar su dentadura.

Las bebidas con gas resultan dañinas si se consumen en exceso

Cereales de caja. Estos productos contienen una gran cantidad de azúcar y sal en su composición, ingredientes nada saludables para un niño en crecimiento. Si queremos incorporar cereales en la dieta de los más pequeños, podemos optar por la más natural y saludable: la avena. En caso de que esto último no funcione, lo mejor es elegir entonces los cereales comerciales que contengan fibra y no tanta azúcar como los ideados especialmente para chicos.

Los cereales que se comercializan para los niños suelen contener excesivas cantidades de azúcar