Ingredientes ideales contra la diarrea

  • Mantenerse hidratado con líquidos: como las deposiciones son constantes y en ocasiones algo disueltas, es necesario reponer esos líquidos para sentirnos mejor, por lo que es necesario tomar mucha agua, jugos, caldos y evitar los alimentos secos. 
  • Comidas ligeras: para evitar las deposiciones urgentes es recomendable comer líquidos pero además hacer varias comidas pequeñas. De tal manera que quizá tengas que comer 6 veces al día en lugar de tres pero estas serán en porciones reducidas que te mantengan saciado solamente, no lleno.
  • Harinas y granos: las comidas difíciles de digerir son excelentes para que el cuerpo tenga tiempo de reponerse. Comer pastas, pan, granos como el arroz o garbanzo es lo mejor porque estarán en el organismo por más tiempo. Eso sí evita comer frijoles o cualquier alubia que provoque gases.

El plátano ayuda porque su contenido de potasio es alto y se pierde mucho con esta enfermedad, además puedes comer alimentos salados para evitar otros síntomas como náuseas y vómitos.

Qué alimentos evitar

  • Alimentos grasos o fritos: los alimentos con alto contenido en aceites, margarinas o mantecas empeoran la condición de la diarrea y por ello no se recomienda comerlos. Prefiera las frutas y verduras.
  • Alimentos que producen gases: como ya lo señalamos, los frijoles se recomienda que no se ingieran, pero tampoco las verduras que provocan gases como la col o el pepino. Prefiera la papa y la zanahoria que son de digestión pesada.
  • Alimentos que causan intolerancia: quizá no sufra de intolerancia a la lactosa o el café no le provoque movimientos intestinales pero aún así por prevención es recomendable evitar este tipo de alimentos. Leche, café, tés muy cargados o gaseosas se deben evitar, así como chiles y alimentos ácidos.

Esperamos esta información te sea útil, y además te sientas mejor si sufres un problema de diarrea. Pero ojo, si esta persiste por más de dos días te recomendamos visitar la médico pues la descompensación alimenticia puede ser muy severa.