Pan fresco

Horas después de que el pan salga del horno y esté a temperatura ambiente, puedes meterlo al congelador, donde podrá estar por al menos tres meses, y conservarse intacto. Para descongelarlo, también utiliza la temperatura ambiente.

Mantequilla

La mantequilla (no la margarina) puede durar entre 6 y 9 meses en el congelador. Siempre y cuando la mantengamos envuelta en el papel, que además debe ser reforzado con alguna bolsa para congelar o papel aluminio.

Verduras

Las verduras también pueden guardarse en el congelador por un largo tiempo. Pueden durar hasta un año sin perder sus propiedades, luego de este tiempo no es recomendable que permanezcan allí. Sin embargo, la lechuga y las alcachofas y otras verduras similares, no son recomendables para congelar.

Sopas, caldos y cremas

Este tipo de alimentos cocidos, también pueden congelarse de forma eficaz y pueden durar al menos 6 meses sin que pierda sus propiedades. No obstante, se recomienda guardar en porciones, para no tener que descongelar una gran cantidad, ya que la idea es solo descongelar una vez y luego consumir.

Frutos secos

Los frutos secos, deberían liderar esta lista, ya que son los que más tiempo pueden durar en el congelador. Allí pueden estar por un lapso de 2 años. En caso de que no queramos guardarlos en ese lugar, sino más bien en el refrigerador, es una opción válida, porque pueden mantenerse frescos durante al menos un año.

Huevos

Quizá este es uno de los alimentos más difíciles de congelar. No puede guardarse el huevo con cáscara en el congelador, hay que separarlo. Se recomienda separar la clara de la yema, y solo congelar la primera, ya que las yemas no se congelan bien. Para congelar la clara, puede utilizarse un molde de cubitos para hielo, y luego se agrupan en una bolsa para congelar.

Carne

Esta es una de los alimentos más comunes que siempre guardamos en el congelador. Se recomienda picar y separar en porciones, a fin de consumir completamente la cantidad que se descongele. Pueden durar hasta 4 meses con sus propiedades intactas, y para guardarlos conviene usar bolsas para congelar y papel de aluminio.