En el día de hoy, vamos a revisar algunos alimentos que se recomiendan especialmente para prevenir una de las enfermedades más nefastas y temidas de la historia: el cáncer. Esperamos que te resulte de utilidad esta serie de consejos alimenticios, ideales para tratar de evitar una posible aparición del temido cáncer.

Ingredientes ideales contra la aparición del cáncer

Si bien no existe ningún alimento o producto natural en el mundo que logre curar el cáncer una vez que ya ha aparecido, sí podemos disminuir el riesgo de padecerlo a través de una buena alimentación y de la incorporación de determinados elementos en nuestra vida diaria. ¿Quieres saber cuáles son algunas de las conductas alimenticias que te ayudarán a prevenir el cáncer? Continúa leyendo.

  • Evitar grasas saturadas. Si bien las grasas saturadas no producen cáncer de forma directa, si está comprobado que la obesidad es una de las cosas que puede transformarse en factor de riesgo para contraerla. Las grasas saturadas son, sin duda, las principales culpables de la obesidad y el aumento de peso, por lo que están contraindicadas si queremos mantenernos lejos de ambas enfermedades.
  • Frutas, verduras y legumbres. Estos tres elementos alimenticios son muy ricos en vitaminas, minerales, fibra y agentes fotoquímicos. Estos agentes que mencionamos a lo último tienen una acción protectora ante la posible aparición de tumores cancerígenos. Incorpóralos a tu vida diaria, aliméntate sano y variado.
  • Evitar el alcohol. Según los especialistas, cuanto mayor alcohol se consuma mayores son las posibilidades de padecer cáncer. Aproximadamente el 4% de los casos de cáncer que existen son producto del consumo excesivo de bebidas alcohólicas. Esto no quiere decir que debas prohibirlas de tu vida para siempre, pero reducir considerablemente su consumo de alcohol si es que estamos habituados a beber alcohol de forma diaria.
  • Formas de cocción. Por último, los especialistas consideran que las formas de cocinar los alimentos, en especial las carnes, también puede influir en los riesgos de cáncer. Lo mejor es evitar cocinar los alimentos a través del contacto con el fuego, a la parrilla, y optar por métodos más convencionales como la sartén.