Ingredientes ideales para quienes sufren anorexia

  • Berros: estimula el apetito pues pone en acción las secreciones gástricas. Aunque debemos aclarar que los mismos principios que despiertan el apetito pueden ser irritantes al estómago y por ello no se debe exceder el consumo.
  • Cardamomo: un té o infusión de esta semilla estimula el apetito y aunque es una de las especias más caras bien vale la pena integrarla en nuestra dieta. El té chai contiene una mezcla deliciosa de cardamomo con otras plantas medicinales que podemos utilizar también para darnos apetito.
  • Lima: las frutas, semillas o alimentos que ponen en actividad el intestino son las que nos proporcionan una solución a la anorexia o inapetencia, la lima es una de ellas y es fácil de consumirla en jugos, agua saborizadas o en té. Prefiere estas bebidas antes de comer.
  • Canela: también estimulante y fácil de consumir en tés, además que podemos incorporar la canela en polvo en alimentos como avena, compotas de frutas o como condimento en alimentos salados.
  • Zumo de tomate: este zumo o jugo ayuda a estimular los jugos gástricos y por ello abre el apetito. Se recomienda tomarlo antes de cada alimento para aprovechar más las propiedades del tomate. El limón también abre el apetito por lo que es perfecto agregar un poco de zumo de limón al de tomate y además tendrás una bebida deliciosa.
  • Zumo de fresa: otro zumo que ayuda a estimular el apetito es el de fresa, ya que tiene un efecto que limpia el estómago que inmediatamente empieza a pedir alimento. Como el jugo de tomate quizá no sea muy apetitoso por la mañana, empieza tu desayuno con un licuado de fresa con leche entera.

Alimentos contra la inapetencia en general

Claro está, estos alimentos no solo ayudan a tratar la anorexia sino cualquier tipo de inapetencia producto de depresión, ansiedad, estrés o cuando comemos de forma regular pero nuestro metabolismo es tan acelerado que necesitamos de alimentos extras.

Integra estos alimentos a tu dieta o la de un enfermo de anorexia si deseas recuperarte naturalmente, pero además procura pedir ayuda con familiares y médicos que tendrán los mejores consejos para ti.