Cuanto más rápido es este proceso, más rápida está disponible la energía para ser utilizada, por el contrario, un metabolismo lento no aprovecha bien la energía de los alimentos y esta acaba convirtiéndose en grasa al no ser quemada.

Por eso, dos personas que comen de manera similar y realizan las mismas rutinas de ejercicios pueden obtener resultados muy diferentes al intentar perder peso. La que consiga un metabolismo más acelerado, quemará las calorías y las grasas más fácilmente mientras que aquella con metabolismo lento tendrá más dificultades para conseguirlo.

¿Se puede acelerar el metabolismo?

A pesar de que hay opiniones que afirman que no es posible acelerar el metabolismo, lo cierto es que la experiencia dice otra cosa. Hay rutinas de ejercicio que están encaminadas a estimular el metabolismo y hacer que el cuerpo continúe trabajando más allá del tiempo de gimnasio.

Comer a menudo también acelera el metabolismo, ya que obliga al cuerpo a estar constantemente en un estado de digestión que supone un gasto de energía. Por eso se recomienda que si se quiere perder peso, lo mejor es comer poco varias veces al día, realizando cinco comidas de forma habitual.

Del mismo modo, está demostrado que las personas que comen determinados alimentos dentro de una dieta sana y realizando rutinas de ejercicio acordes a su estilo de vida, pierden peso mucho más rápido que aquellas que no los consumen.

¿Qué alimentos estimulan el metabolismo?

Como hemos visto hay algunos alimentos que pueden ocasionar un incremento del metabolismo, permitiendo una pérdida de peso mayor que con otros ingredientes. A continuación te describimos todos los alimentos que pueden lograr este objetivo:

  • El pescado: El pescado es rico en Omega-3. Esta grasa beneficiosa para el organismo causa la caída de una hormona presente en el cuerpo llamada leptina. Está demostrado que cuanto más bajos sean los niveles de leptina en el cuerpo, más se acelera el metabolismo.
  • Té de jengibre: No importa si es té de jengibre o si se prepara un té verde espolvoreado con jengibre. Este no solo estimula el metabolismo aumentando el calor corporal y causando de esta manera una mayor quema de grasas, sino que además tiene el poder de causar la sensación de saciedad. De este modo, consumiendo este té entre horas no solo ayudaremos al cuerpo a quemar grasa, también estaremos evitando sentir hambre.
  • Lácteos desnatados: Los lácteos desnatados tienen un alto porcentaje de proteínas, las cuales contribuyen a que el metabolismo se acelere, pero además hartan mucho, ayudando a que no se pase hambre durante las dietas.
  • El agua: Aunque parezca mentira, beber agua estimula el metabolismo, por eso se recomienda beber entre uno y dos litros al día. El problema es que muchas personas se toman el hecho de beber agua como un remedio mágico y acaban bebiendo de más, lo que hace que el cuerpo no solo elimine toxinas, sino que también pierda sales minerales y nutrientes, como el potasio, que pueden acabar causando problemas de salud.