La sonda puede colocarse en diferentes zonas del cuerpo, siendo las más habituales la nariz o el cuello. En caso de que la sonda sea por muy poco tiempo se introduce nasalmente pero si se trata de una situación que se tenga previsto que se prolongue se suele recurrir a las sondas en el cuello.

El tubo se introduce con el animal bajo anestesia y llega hasta cerca de la boca del estómago, sin introducirlo en el mismo. En el cuello se realiza un vendaje y para sujetar bien el tubo y se deja asomando un trocito.

La colocación del tubo en el cuello hace que sea más complicado que el animal se lo arranque, no siendo necesario utilizar un collarín isabelino, como sucede con las sondas nasales, las cuales son más fáciles de quitarse.

Por el trocito de tubo que asoma, se introducen pequeñas cantidades de comida con la ayuda de una jeringuilla. El veterinario nos explicará muy bien cómo hacerlo y también la cantidad de comida que debemos de administrarle cada vez y la frecuencia con la que debemos de dársela.

Esto va a depender de cada caso en concreto y del tipo de comida que se le administre. Hay alimentos especialmente pensados para estos casos, altamente calóricos y que cubren todas las necesidades del animal con una pequeña cantidad de producto. Las marcas más importantes de alimentación animal tienen este tipo de latas, cuya textura facilita la introducción en la sonda mediante jeringuilla.

En algunas ocasiones nuestra mascota puede tener el estómago contraído a causa de no haber comido normal durante un tiempo, así que es recomendable comenzar con las dosis mínimas de alimento y poco a poco aumentarlas hasta darle la cantidad recomendada para su peso.

La sonda no impide que el animal coma por su cuenta si así lo desea. Esto es una gran ventaja, ya que en el momento en que se sienta mejor, comenzará a alimentarse con naturalidad, permitiendo que acudamos al veterinario para retirar el tubo.

La alimentación mediante sonda permite que el animal pase la convalecencia en casa, lo que le ayuda enormemente a superar la enfermedad.