• En lo que es comida, no tendrán que hacer cambios tan drásticos, en cuanto a la bebida es otra historia, ya que cualquiera que contenga alcohol queda absolutamente prohibida.
  • En cuanto a los comestibles, si bien no es necesario comer para 2, hay ciertas cosas que tendrán que sumarle a la dieta para lograr un desarrollo óptimo del niño.
  • Hay que incrementar el ingreso de proteínas, ácido fólico, hierro y un pequeño incremento de calorías, pero como dije antes, no es comer el doble, pero si les hará bien un poco más de energía.
  • También tendrás que limitar comida no tan saludable como patatas fritas, de queso, etc. Los chocolates no están contraindicados.
  • A medida que avance el embarazo, tendrás que incrementar levemente la cantidad de calorías a ingerir, pero no más de 500.

En cuanto al peso, lo ideal es intentar mantener el original, lo cual es bastante costoso, por eso no conviene ingerir más de 500 calorías durante esta etapa, a menos que realicen algunas actividades como caminar, lo cual está muy recomendado.

Hay que cuidar mucho la alimentación durante los meses de embarazo

Alimentos y hábitos que debes evitar durante el embarazo

En cuanto a los comestibles que deberíamos evitar, tenemos el ceviche y algunos tipos de quesos, que tienen bacterias, que tienen una probabilidad baja, pero presente, de causar listeriosis. Si bien es muy poco probable, tiene una tasa de mortalidad del 30% y entre sus síntomas aparecen el aborto incluso a término de los embarazos, y si no sucede eso, posibilidad de contraer meningitis y neumonía, entre otras afecciones.

También están contraindicados los embutidos como salchichas y chorizos. Evitar los pescados que cuenten con mercurio, que si bien lo tienen en muy bajas dosis, puede llegar a afectar al pequeño cuerpo del feto.

El café es mejor evitarlo, pero no es tan grave, y se puede tomar una sola taza por día como mucho, ya que se ha demostrado que aumentan levemente la chance de tener un aborto espontáneo.

El alcohol está entre las cosas que ante todo debes evitar.

Por último destacamos que no sería bueno durante los meses de embarazo ni durante la lactancia recurrir a dietas para bajar de peso. Varias dietas de este tipo carecen del hierro y las vitaminas suficientes que necesitan tanto tu cuerpo y tu bebé en esta etapa particular, por lo que en todo caso deja eso para cuando el bebé ya haya nacido y pueda ingerir alimentos.