Entre las algas aptas para el consumo humano, la más utilizada y con mejor sabor es la conocida como “Nori”, que se vende al natural o disecada en forma de lámina. Esta alga es la utilizada en algunas variedades de sushi, por lo que algunos de ustedes seguramente ya deben de haberla consumido alguna vez.

¿Por qué incorporar algas a mi alimentación?

Algas noris en un cuenco, ideales para nuestra dieta

Las algas, además de ser muy nutritivas, son muy versátiles y pueden ser combinadas con diversos alimentos. Las hay de diversos tipos, y todas aportan beneficiosas propiedades al organismo. Veamos algunas de ellas:

  1. Las algas marinas son consideradas “superalimentos”, ya que con la incorporación de una pequeña porción diaria combinada con nuestras comidas regulares podemos agregar una gran cantidad de nutrientes, vitaminas y minerales al organismo. Las cantidades deben ser reducidas, ya que todo en exceso puede terminar por hacernos daño.
  2. Las algas son ricas en una enorme variedad de vitaminas:  A, D, E, B1, B2 y C. Por otro lado, también contienen una buena cantidad de fosforo, potasio, hierro, yodo, fibra, sodio y proteína vegetal en su composición. Se trata de un alimento muy completo que, de incorporarlo a nuestra dieta diaria, nos dará grandes beneficios.
  3. Estas plantas marinas tienen 10 veces más de calcio que una porción de leche, aunque no lo puedan creer. No es para nada casual que las algas sean consideradas como “superalimentos”.
  4. Si el consumo de algas marinas se hace de manera regular y habitual, pueden ayudar a controlar el nivel de azúcar en sangre. Por otro lado, son muy buenas para depurar el organismo y optimizar el funcionamiento del sistema digestivo e intestinal.
  5. Son muy versátiles y pueden incorporarse a todo tipo de platillos, aportan sabor y color a las comidas además de todas las propiedades que ya hemos mencionado con anterioridad.
  6. Los especialistas han encontrado que en las zonas del mundo donde se consume mayor cantidad de algas, hay un menor riesgo de enfermedades cardiovasculares. Se cree que estas plantas marinas pueden ayudar a regular el colesterol y prevenir este tipo de dolencias.