Esta planta favorece la digestión a tal punto, que desde tiempos inmemorables se le mezcla en tisanas y otras recetas para favorecer el estómago, sobre todo en casos de desnutrición. Evita asimismo los espasmos gástricos, mejora síntomas relacionados con hernias del hiato, gastritis y otros. Todo ello se suma a sus otras propiedades, por ejemplo, la antioxidante, que evita la degeneración de los tejidos y por tanto retrasa el envejecimiento.

Una infusión de aproximadamente 15 gramos hojas frescas de albahaca por un litro de agua, es ideal para beber luego de las principales comidas del día, o sea, tres veces en la jornada. Los resultados son al momento, e increíbles.

Como estimulante digestivo y láctico  también tiene excelentes propiedades. Por ejemplo, la esencia de la plante abre el apetito con solo tomar al día dos o tres gotas disueltas en azúcar. Para obtener la esencia se recomienda la decocción de treinta gramos de hojas secas por cada litro de agua, con dosis de dos tazas por día.

Al cocer la albahaca podemos obtener esencia que utilizaremos como remedio para estimular la digestión

Otra receta es la siguiente: con las semillas de la albahaca se puede preparar una bebida refrescante que estimula el apetito. Es preferible usar semillas orgánicas. Combine una cucharada de semillas con una taza de agua mineral sin gas u otra bebida. Deje reposar durante unos minutos antes de beberla, ¡y listo!

Cuando se tiene mal de estómago son frecuentes además los deseos de vomitar. Pues para esto la albahaca también tiene su secreto. Es antivomitiva si se preparan quince gramos de la infusión de hojas secas por cada litro de agua y se bebe cuando comienza el malestar.

Los problemas de gases también quedan solucionados con esta planta medicinal, que tiene propiedades calmantes del sistema digestivo. Las propiedades medicinales de la albahaca hacen que también sea utilizada para frenar calambres estomacales.

Su consumo se recomienda además en casos de diarreas, pues permite que el intestino se regenere y se fortalezca, obteniendo su equilibrio con mayor rapidez. La albahaca estimula la producción de saliva de la bilis, haciendo que la digestión sea más rápida y efectiva.

No obstante, no debe usarse en mujeres embarazadas ni en niños pequeños, debido a la  presencia de estragol, que tiene efectos carcinogénicos. La albahaca, sea blanca o morada (esta última llamada también como “sagrada”), constituye una hierba espectacular, que se dan generalmente en jardines. Tenerla siempre en casa es sinónimo de salud.