La esperanza de vida de un perro depende mucho de su tamaño, las razas más pequeñas de perros pueden alcanzar fácilmente los 20 años, mientras que las razas más grandes no suelen vivir mucho más de 8 años. En cualquier caso, sin importar el tamaño o raza de tu perro, no hay nada como garantizarle los mejores cuidados posibles para que pueda vivir muchos más años junto a ti, disfrutando de su grata compañía, un vínculo el de dueño y animal que en el caso de los perros llega a ser muy fuerte y seguro que queremos que durante los años que pasemos junto a nuestro perro éste disfrute de la mejor salud posible.

Estos son los cinco consejos que te animamos a que sigas:

  1. Dale una buena alimentación. Tanto si optas por el pienso como por la dieta BARF (alimentación natural cruda) asegúrate de que dentro de tus posibilidades económicas le estás dando el mejor producto. Somos lo que comemos y eso incluye a los peludetes. Evita los piensos cuyos primeros ingredientes son los cereales como el trigo y escoge aquellos con mayor proporción de productos cárnicos.
  2. Matenlo supervisado por un veterinario. Acude a las revisiones anuales y ante cualquier problema, acude al veterinario cuanto antes. Al igual que ocurre con las personas la detección a tiempo de los problemas de salud contribuye a que estos puedan solucionarse mucho más rápido y que se obtenga un mayor porcentaje de éxitos en casos graves, como los de cánceres o tumores.
  3. Sus dientes son muy importantes. Un diente en mal estado puede causar problemas al riñón o al corazón, a través de las bacterias que pasan a la sangre. Cada año revisa su boca en el veterinario y al menos una vez al mes, mira el estado de sus encías y piezas dentales. Si observas que comienza a comer raro, babea o ha dejado de lado sus chuches favoritas por ser muy duras, tómalo como una señal de alerta. Algo puede estar mal en su boca.
  4. Vigila su peso. Un perro gordo es un perro que tendrá cada vez más problemas de salud, tanto relacionados con sus órganos internos, por ejemplo colesterol o diabetes, como con su sistema musculo esquelético, causando desgastes prematuros en las articulaciones y dolor al caminar. Para conseguir el peso ideal de tu perro hay que combinar una alimentación responsable con el ejercicio moderado, adaptados ambos a las diferentes etapas de su vida. No podemos pretender que un perro entrado en años corra como un cachorro, pero tampoco debe de comer como tal.
  5. Ponle el microchip. Es obligatorio, pero de igual modo muchas personas se resisten a hacerlo. Si tu perro lleva microchip y se pierde, será mucho más fácil que lo recuperes ya que la mayoría de las perreras tienen un lector que permite identificar rápidamente al animal y conocer los datos de sus dueños.