A partir del 1 de enero de 2014 subió el precio de la electricidad un 2,3%, dato que incentiva al ahorro. En primer lugar hay que tener en cuenta cual es la potencia contratada con la empresa de luz, tal vez esté por encima del consumo domiciliario. Para ello hay que sumar los artefactos eléctricos que se tienen: nevera 400 w, ordenador 250 w, lavadora 2500 w, televisión 200 w, el total daría 3350 w o sea 3,35 kw que es la que habría que contratar. Si se contrata una mayor se está gastando de más.

¿Qué otras medidas de ahorro podemos tomar?

  • Desenchufar los artefactos que no están en uso, aunque cueste creerlo hay un consumo en todo lo que queda “stand by”.
  • En calefacción, la temperatura debe ser entre 19 y 21° y a la noche con 17° alcanza, vale recordar que por cada grado que se sube el consumo aumenta un 7%. Para un mayor ahorro apagarla durante la noche encenderla a la mañana.
  • En aire acondicionado conviene colocarlo a 25°, aquí también por cada grado que se baje el consumo aumenta un 7 u 8%.
  • Controlar el aislamiento porque al evitar fugas de calor/frío no es necesario tener que subir la calefacción o el aire para lograr la temperatura deseada.
  • Utilizar bombillas de bajo consumo y, desde ya, apagar las luces que no se usan.

 Para este último punto puede interesarte esta comparativa entre bombillas que puedes encontrar en cualquier establecimiento, para calcular la que más te conviene: