¿Cómo ahorro?

  • Bebida. Una de las ventajas que tiene la capital de Italia es que está repleta de fuentes de agua potable donde los visitantes pueden estar hidratados en su viaje sin tener que gastar nada de dinero. Si dispones de una botella vacía, rellénala las veces que quieras en las fuentes que encontrarás repartidas por Roma para el consumo de agua. ¡Olvídate de pagar unos 2 euros por botella! Hay más de 2 mil surtidores de agua potable que se construyeron en el siglo XIX para abastecer a la ciudad de este bien preciado, y hoy en día, son la mejor forma que tienen los turistas de ahorrar en bebida durante sus vacaciones.
  • Comida. Si tenías pensado comer todos los días junto a la Fontana de Trevi, la Plaza España o El Vaticano, desde luego es que tienes un presupuesto muy alto. Pero si lo que buscas es ahorrar dinero en tu viaje, te recomendamos el barrio de Trastévere o la zona de la Estación de Termini. Están alejadas del corazón de la ciudad pero tienen un encanto especial en los que poder descubrir la gastronomía italiana igual, o mejor, de lo que te pueden ofrecer los restaurantes más caros de la capital. Como se paga el servicio, además del precio por lo consumido, te recomendamos que en alguna ocasión pidas comida para llevar y te la tomes en alguna de las numerosas y hermosas plazas del centro de la ciudad. ¿5 euros por un plato de pasta y comerlo disfrutando de la Plaza Navona? ¿Qué más se puede pedir?

Pizza de rúcula en Roma

  • Transporte. En Roma puedes encontrar todo tipo de medios de transporte: metro, tranvía, autobuses, taxis… Evidentemente éstos últimos son uno de los más caros que hay en la ciudad para moverse, por lo que sólo te lo recomendamos si tienes que llegar o salir del aeropuerto a altas horas de la madrugada. Hay bonos para uno o varios días que te harán más económica la estancia en la Ciudad Eterna, mientras disfrutas de 100 minutos para hacer trasbordos.

Lo más turístico… ¡y gratis!

  • Panteón de Agripa. Casi 2 mil años de antigüedad tiene una de las construcciones mejor conservadas de la capital de Italia, el Panteón de Agripa. Es uno de los pocos monumentos que se pueden visitar en Roma sin ningún tipo de coste durante cualquier día del año. En su interior se puede ver las grandes dimensiones de este templo, con más de 40 metros tanto de diámetro como de altura. Se encuentra próximo a la Fontana de Trevi y la Plaza Navona y el horario de apertura es de 8,30 a 19,30 horas, excepto los domingos que cierra una hora antes.

Cúpula del Panteón de Agripa

  • Basílica de San Pedro. Como no podía ser de otra manera, uno de los templos católicos más importantes del mundo está ubicado en una ciudad en la que la religión es la protagonista; hablamos de El Vaticano. No sólo es una población más junto a la capital, es el estado más pequeño del mundo y uno de los lugares más visitados de Roma. La basílica de San Pedro es todo un símbolo para el micro-país y su visita al interior es gratuita durante todo el año; sin embargo el ascenso a lo más alto, la cúpula, tiene un coste. Si decides tener unas vistas impresionantes de la Plaza de San Pedro, te recomendamos que no cojas la subida en ascensor ya que pagarás 2 euros más que por las escaleras y en la parte final del ascenso tendrás que subir escaleras como los que suban a pie.

Vista de la entrada de la basílica de San Pedro

  • Museos Vaticanos. Son uno de los puntos de interés principales de Italia y uno de los museos más visitados del mundo, después del MET de Nueva York o el Louvre de París. Los Museos Vaticanos tienen un coste de 16 euros por entrada, excepto el último domingo de cada mes que permiten la entrada gratuita a los turistas. Te recomendamos que te pongas en la fila antes de las 9 horas, que es cuando abren, ya que las largas filas siempre están presentes en este día del mes. ¿A quién le importa esperar un poco a cambio de ver uno de los mejores museos del mundo y además sin ningún tipo de coste?

Vista del exterior de los Museos Vaticanos y su patio interior

Recorriendo la amplia exposición de los Museos Vaticanos de Roma

  • Boca de la Verdad. Uno de los pasatiempos más divertidos para realizar en Roma mientras ahorramos dinero en nuestro viaje; y es que la visita a la Boca de la Verdad no tienen ningún tipo de coste. Es una gran escultura circular, con la cara de un personaje masculino y con una ranura en la zona de la boca. No podrás resistirte a meter la mano en el interior y decir una mentira para comprobar si la escultura se ‘traga tu mano’. Según cuenta la leyenda, un marido llevó hasta aquí a su mujer para probar una supuesta infidelidad, ¿te atreves?

Boca de la Verdad