No te dejes impresionar por las descripciones del menú

Sí, reducción de limón en sabroso lenguado orgánico con el pan especial de la casa acompañado por guarnición de ensalada verde suena de lo más exquisito, pero si analizamos mejor podemos saber que es pescado al limón con ensaladita y pan. Si algo nos suena rico seguro es rico, pero si esos adornos significan más precio, es mejor estar bien seguros de que se trate de algo muy especial y no solamente de un gancho para hacernos creer que un plato tradicional es algo mucho  más exótico…y costoso.

Pregunta por el tamaño de las porciones o platos

Ya sea que comas mucho o poco, preguntar por las porciones es una estrategia necesaria porque de este modo podemos saber si precisaremos de dos platos o de compartir nuestro plato porque es demasiado. Preferiblemente echa un ojo a los platos de otros comensales y sabrás el tamaño de las porciones para no gastar de más ni quedarte con hambre.

Busca promociones en redes sociales

El marketing digital no solo beneficia a las empresas sino a nosotros mismos ya que las promociones vía redes sociales abundan y están a tan solo un clic de distancia. Visita la página de Facebook del restaurante que visitarás o su twitter; por lo general encontrarás promociones para quienes dan Likes, cupones imprimibles y descuentos por comentar en estados. Ahorrar desde casa o tu celular gracias a las redes sociales.

Elige restaurantes familiares y con excelente comida

Los restaurantes de moda, los de franquicia o los que prometen experiencias étnicas con comida autentica por lo general son muy caros y pueden decepcionar un poco por su falta de calidez. Un restaurante familiar y con trato sencillo representa gastos más reducidos y por lo general cuentan con comida reconfortante y deliciosa.

Comparte el postre

Es un secreto a voces porque los postres se encuentran entre los alimentos más caros de todo menú, pero con gusto los restaurantes te dan varias cucharitas para un solo postre. Pregunta por los postres más abundantes y por promociones de café y pastel. Verás que no tendrás que sacrificar un dulce final porque compartido el postre es más barato.

Cuéntanos ¿cuáles son tus consejos para ahorrar en restaurantes?, nos encanta saber tu opinión.