Diario financiero

Lo primero que debes hacer es llevar un diario financiero de absolutamente todas las compas que realices, ya sean regulares o esporádicas, grandes o pequeñas. Esto permite que puedas tener una cifra exacta sobre la cantidad de dinero que gastas cada mes en ti y en tus hijos. Así podrás conocer también de cuánto dinero dispones y finalmente determinar si en efecto puedes ahorrar, y qué monto destinarás para este objetivo.

Usa métodos gratuitos de recreación

Algunos padres invierten una gran cantidad de dinero en la recreación de sus hijos. Ciertamente, es inevitable querer que nuestros hijos la pasen bien, pero debemos recordar que un equipo de juegos de última tecnología o comer por fuera cada fin de semana no son las únicas formas de entretenimiento que existen. Así, fomenta en ellos la inclinación por actividades más económicas como ver una película en casa, ir al parque, salir a trotar, asistir a eventos gratuitos como actividades culturales, etc.

Habla con tus hijos

Ya sea que atravieses una crisis económica o simplemente tengas el deseo de comenzar a ahorrar dinero, conviene hablar con tus hijos sobre el tema. Claro está, dependiendo de la edad que tengan. La idea no es eliminar ciertos placeres que compartes con ellos, sino más bien reducirlos o administrarlos de una forma más eficiente. Por ejemplo, si cuando van al supermercado tu hijo quiere, galletas, dulces y demás artículos, haz que elija solo uno en lugar de llevarlos todos. También podrías programar las salidas los fines de semanas. Si utilizas las palabras adecuadas tu hijo entenderá que ahorrar dinero los beneficiará a todos a largo plazo.

Compra ropa más grande

Algunos padres ponen en práctica el plan de comprar ropa que sea un poco más grande que la talla regular de sus hijos, a fin de que puedan usarla por un tiempo más prolongado, tomando en cuenta que estos crecen demasiado rápido, al mismo tiempo que se elevan los precios. Entonces, estudia esta posibilidad, siempre y cuando esto no interfiera con la comodidad de tu hijo.

Visita ferias y aprovecha descuentos

Otra estrategia bastante útil es visitar ferias e indagar sobre descuentos al momento de hacer tus compras cotidianas. Por ejemplo, en los supermercados hacen ferias de frutas y verduras, sería ideal que pudieras aprovechar estas ofertas. Por otro lado, si está dentro de tus posibilidades acude a los mercados populares y compra en lugares más modestos que los convencionales como centros comerciales y tiendas reconocidas.