1. Sé creativo con las actividades: Sé creativo, no por gastar más pasarás mejores horas de diversión. Cine, picnic, campings, barbacoas y parques de diversiones, todas estas opciones se pueden volver un ejercicio de frustración si se realizan sin el presupuesto adecuado. Para un picnic escoge un lugar público y lindo, compra fruta de estación, alimentos en oferta y lleva los snacks desde tu alacena; la pasarás divertidísimo.
  2. No compres en tiendas de paso: Las tiendas en la carretera, al paso que encuentras en las gasolineras, esas que sabes tienen precios excesivos por los productos más básicos para salir de fin de semana como sodas, cervezas, papas fritas o carbón. Bueno, evita esas tiendas y prefiere comprar todo de una sola ocasión en supermercados y busca por supuesto, ofertas de “finde”.
  3. Apoya a una causa: Las colectas por medio de donar dinero o alimentos o algunas ferias organizadas por alguna ONG son iniciativas que no simplemente prometen ayudar a una buena causa, sino que también se destacan en ser una manera de hacer una salida informal de fin de semana y que además permiten apoyar a quien más lo necesita. Sea cual sea la causa, este tipo de actividades ofrece comida rica, juegos y actividades por un presupuesto limitado, que será de apoyo a una causa noble.
  4. No descartes los food truck: Los food truck o camiones de comida ya no son lo que antes concebíamos como mera comida rápida o callejera, hoy la moda apunta a alimentación excelente y gourmet por precios realmente muy accesibles; en sí esto se han enfocado en proveer dónde comer rico y barato. Localiza los food truck de tu comunidad y prueba aquellos que prometan nuevos sabores y experiencias por precios accesibles.
  5. Recuerda las tardes de adolescencia: Si ya eres adulto, recuerda esas divertidas tardes de adolescencia entre amigos donde todos compraban botana y pasaban el mejor tiempo de su vida viendo películas, charlando o jugando videojuegos. Haz una versión adulta de esto al invitar amigos a tu casa y pedirles algo de comer como una botella de vino, un queso, una charola de dátiles, y demás botanas adultas. Será como revivir esos mejores tiempos donde con poco presupuesto todos la pasaban de maravilla.