Evita comprar agua embotellada

Es uno de los negocios más inteligentes del planeta, tomaron algo que es gratis y natural y lo tornaron un producto de consumo diario y como no podemos vivir sin agua, tampoco podemos vivir sin comprarla.

Aunque de hecho, sí podemos vivir sin comprarla, si vives en un lugar donde el agua es potable ten a la mano botellas para llenarlas tú mismo, o desinfecta el agua con unas gotas de desinfectante. Estarás ayudando al planeta y a tu economía al no comprar botellas de agua. Podemos también instalar filtros de hosmosis inversa para purificar el agua si vivimos en zonas donde el agua potable resulta inapropiada para el consumo.

Evita el café en cafeterías

Si cada día compras un café, te sorprenderá saber que el costo de este se encuentra entre los más inflados, ya que un kilo de café cuestan alrededor de 6 euros el kilo, y un vaso regular de café entre uno y dos euros, al mes comprando café de lunes a viernes gasta más de lo que te costaría comprar ¡entre tres y seis kilos de café!

Prefiere preparar en casa tu café y llevarlo a tu lugar de trabajo, o en su defecto tomar el que tienes a la mano en tu oficina. Esto también incluye el café de máquina.

Cuida los gastos en compras online

Este gasto hormiga es nuevo pero se posicionó en poco tiempo entre los que más desestabilizan nuestras finanzas. Apps, minutos de internet, compras impulsivas vía web, así como tiempo aire para celular, todos estos gastos son como el aire y se acumulan a fin de mes.

Evita ser un esclavo del teléfono celular o de la web, no compres artículos a menos de que realmente los necesites y cuida tu tiempo aire, te sorprenderá lo mucho que se gasta en estas tecnologías.

Cuida lo que sale de tu bolsillo

Le damos un peso al guitarrista en el tren, redondeamos el gasto de supermercado, compramos un paquete de chicles, entramos a una rifa en la oficina, dejamos en la mesa de noche el cambio y lo olvidamos, cuida todo gasto que sale de tu bolsillo o de lo contrario terminarás extrañando dinero e ignorarás dónde lo has gastado. No decimos que no des al necesitado en el tren, simplemente que también administres estos gastos.

Esperamos que estos consejos te sean útiles y los gastos hormiga se minimicen en tu hogar y goces de las mieles de los pequeños grandes ahorros.