Compra solamente lo que necesitas

Ir al supermercado sabiendo qué cosas precisamos es lo mejor, esto se logra al prepararnos con una lista de supermercado y evitando productos golosos que además engordan y son malos para la salud, ya que son muy tentadores y caros. Procurar frutas de temporada que son las más baratas, comprar solamente la cantidad que consumiremos en la semana y no almacenar productos reduce mucho los gastos y nos administra mejor.

Aprovechar todas las ofertas y productos baratos

En ocasiones las ofertas que resultan más baratas son tantas que no sabemos qué comprar, pero si es algo que realmente utilizamos, no dudemos en aprovechar cualquier oferta. Si en promedio un artículo cuesta el doble de lo que la oferta nos da, no dudemos en comprar dos de estos, gastaremos lo mismos pero en sí estaremos previendo dos compras, claro está, esto aplica en artículos no perecederos solamente.

Ahorraremos más dinero si observamos el precio de los productos y los que están en oferta

Ahorrar no siempre es comprar algo barato

Sí, quizá ese pantalón está a mitad de precio o ese artículo para el auto cuesta la mitad de lo que pagamos normalmente pero si en realidad no necesitamos de un pantalón nuevo ni ese artículo para el auto, esa compra puede esperar o no hacerse, ya que en realidad es un gasto extra, no un ahorro. Pero bueno, si el ahorro es bueno y realmente necesitas del artículo, no dudes en comprarlo.

Evita las compras impulsivas

Los supermercados son expertos en manipular la mente de los compradores ¿te has percatado como se te antojan los chocolates y dulces que ponen a tu alcance cuando esperas pagar tus alimentos?, como estamos esperando y los precios son bajos, nos parece fácil comprar esos dulces de más, pero realmente no los necesitamos. De igual manera todo lo que vemos demasiado a la mano en los supermercados, son productos que desean vendernos pero por lo general no son parte de nuestra lista de mercado, evitemos las compras impulsivas.

Sigue estos consejos y te sorprenderás de lo mucho que ahorraras en alimentos y productos, analiza bien tus compras y compara con las que se hacen de forma impulsiva y sin planeación, los resultados te asombrarán.