Rellenando las cápsulas usadas

Toma un poco de trabajo pero es una labor que podemos realizar mientras vemos un video en YouTube, miramos una película o escuchamos música. Se trata de rellenar las cápsulas ya usadas de este tipo de cafeteras, lo cual además nos ayuda a reciclar y evitar que tanto plástico tenga un único y solo uso.

Existen varios métodos pero lo más popular es retirar la tapita de la cápsula donde podemos leer la marca y el tipo de café, para después limpiar la cápsula a la perfección, rellenarla con el café de nuestra preferencia y tan prensado como cargado deseemos el café. Una vez llena la cápsula, con la ayuda de papel aluminio podemos taparla de nuevo hasta que esté bien cerrada y colocarla en la máquina de café.

También se puede realizar el proceso contrario, donde con la ayuda de una navaja filosa o cuchillo retiramos la parte baja de la cápsula, donde se puede ver el aluminio y un pequeño filtro. Además, cortamos a la mitad otra cápsula para tener esa parte de aluminio que retiramos de la primera cápsula que previamente hemos rellenado de café. Embonamos ambas cápsulas y las usamos en la cafetera para un rico café recién hecho.

cápsulas que venden para rellenar y poder reutilizar con Nespresso

Comprando cápsulas reutilizables

Otra opción más rápida es en definitiva hacer una inversión en cápsulas reutilizables que están hoy a la venta en cualquier tienda de café vía internet. Por lo general las podemos encontrar en empaques de varias cápsulas elaboradas en plástico, y no requieren de más cuidados que limpiarlas, rellenarlas de café y usarlas en la cafetera. En un principio son una inversión un tanto alta (aunque podemos buscar ofertas), pero a largo plazo se convierten en una opción imprescindible si queremos ahorrar tiempo y dinero al prepararnos un rico café.

¿Tienes algún secreto para ahorrar en este tipo de cafeteras de cápsula?