1. Elección de la fecha. Muchas veces los novios tienen muy claro la fecha exacta en la que celebrar su enlace, bien porque sea un día importante que les recuerde a otro momento o simplemente porque les gusta la combinación de números. Pero en ocasiones, los prometidos nos saben qué fecha elegir y no saben cómo determinar el día en el que tendrá lugar la ceremonia. Si lo que quieres es ahorrar y te da igual elegir una fecha concreta, hazlo en viernes o en domingo. Las bodas civiles por el juzgado precisamente tienen lugar los viernes, y aunque te cases por la iglesia, es una forma de ahorrar ya que los restaurantes ofrecen interesantes precios para estos días de la semana. Piensa que igual hay 30 euros de diferencia entre un menú de viernes y uno de sábado, pero multiplícalo por el número de invitados y verás como te sale mucho más rentable.
  2. Horario del enlace. ¿Por la mañana o por la tarde? Esta es otra de las dudas que le surgen a los novios. Si te da igual el horario de tu boda y lo que quieres es que sea lo más económico posible, elige el mediodía para el enlace. Los banquetes de comida son más baratos siempre que los de cena y harás que tus invitados puedan regresar del evento a sus casas mediante transporte público en vez de depender de un vehículo si tu enlace es desde la tarde hasta la madrugada.
  3. Número de invitados. Se cuidadoso al elaborar tu lista de invitados; muchas veces incluimos en el banquete a personas por compromiso y realmente nos pueden suponer un gasto muy elevado cuando nuestro presupuesto es ajustado.
  4. Tipo de invitaciones. La elaboración de invitaciones es otro de los gastos de una boda que podemos moderarnos según como las elijamos. Contra más sencillas las quieras, más económicas te saldrán. Piensa que es una parte importante de los preparativos de la boda, pero no esencial. Muchos invitados las guardan una vez que la leen y no las vuelven a mirar, por lo que te recomendamos que no sea uno de los aspectos en los que más dinero derroches.
  5. Consulta muchas opciones. ¿Tienes claro dónde quieres hacer el banquete? No te precipites. Mira siempre muchas opciones antes de tomar una decisión; sitios que quizá nunca nos había llamado la atención desde fuera por dentro son mucho más encantadores que otros que nos hayan recomendado o hayamos visitado personalmente. Pide siempre presupuesto sin compromiso, visita los restaurantes con mucha antelación y no te quedes con dudas. Cuando tengas un abanico de opciones y de presupuestos te será más fácil elegir cuál es el que se adapta a vuestras necesidades económicas y personales.
  6. Acuerdo económico con antelación. Contra ante fijéis un pre-contrato con el restaurante, mejor. Si el tiempo se ‘os echa encima’, puede que el proveedor quiera aprovecharse de la situación y daros un presupuesto desorbitado. Es preferible que la elección del banquete sea una de las primeras decisiones que toméis en vuestra lista de preparativos. Incluso si lo cogéis con un año de antelación, os podéis acoger a los precios en los que visitéis el restaurante y no a los que tengan en la fecha del enlace.
  7. ‘Regalos’ de tus invitados. ¿Tus amigas quieren pagarte los complementos de tu vestido? ¿La madrina se hace cargo de los detalles para los invitados? ¿A tu padre le dejan un coche elegante para ir a la iglesia? Antes de empezar a ‘volveros locos’ planeando todo lo que conlleva una boda, intentar preguntar a vuestros invitados si tienen pensado haceros algún regalo en concreto. Es una forma diferente de ‘dar’ a los novios su regalo y para los prometidos es una cómoda y barata forma de evitarse más gastos.
  8. ¡Hazlo tú misma! Si te gustan las manualidades o conoces a alguien de confianza con habilidad y buen gusto, puedes ahorrarte mucho dinero si haces algunos preparativos tú misma. ¿Por qué no preparas bolsas de chucherías para los niños en vez de comprarlas ya hechas? ¿Y si los detalles para las invitadas los haces tú misma? ¿Todo el mundo dice que te maquillas muy bien? Seguro que hay muchas cosas que haces habitualmente y te da miedo ser tú la que las realices el día de tu boda. Aprovecha tu capacidad creativa para ahorrar dinero haciéndolo tú en vez de estar pagándolo a tiendas.
  9. Ajústate al momento. Especialmente las novias suelen llevar años planeando como será su boda, pero cuando llega el momento, muchas veces cambian los detalles de este día tan especial. Se práctica y ajústate a la situación. Quizá siempre soñaste con llegar al enlace montada en carroza, pero para llegar a la iglesia que habéis elegido no hay acceso para ello. ¡Adáptate al momento y si te va a suponer mucho gasto, ahórratelo!
  10. La Luna de Miel. ¿Dónde nos vamos de Luna de Miel? ¿Cómo podemos ahorrar pero disfrutar de un viaje de novios de ensueño? Hay muchos destinos que son muy económicos y en los que visitareis lugares maravillosos en vuestra nueva etapa como matrimonio. Los cruceros suelen ser económicos y podéis ver muchos destinos en un periodo breve o si buscas playas paradisiacas elige mejor las del Caribe que las del sureste de Asia, ya que las caribeñas son más baratas.