Se realiza suspendido en el aire y la clase dura una hora o una hora y media donde se alternan actividad y reposo. Al estar el cuerpo suspendido y no tocar el suelo en ningún momento, todos los músculos trabajan de forma simultánea tonificándose de manera equilibrada. Es también una actividad que va a favorecer la flexibilidad del cuerpo y es apta para perder peso.

Es de público conocimiento que el yoga ayuda a que la persona conozca su cuerpo y logra armonizarlo en todos sus aspectos, generando una comunión entre el cuerpo y la mente. Al combinar estos beneficios con un arnés que suspende el cuerpo en el aire se intensifican los efectos antes mencionados aumentando la concentración, la fuerza de voluntad y la fuerza corporal.

Es importante tener presente que los ejercicios que se van a realizar siguen siendo de yoga pero adaptados al hecho de estar suspendido en el aire. Va a cambiar la perspectiva que tienes del trabajo generando una agradable sensación de libertad y control del cuerpo al realizar la rutina.

El hecho de estar suspendido favorece algunos movimientos y complica otros. Puede que al principio la persona se encuentre un poco confundida y realice más fuerza de la necesaria. No hay que preocuparse por esto ya que en la medida que avance en la práctica irá soltándose y disfrutando plenamente del ejercicio.

Al ponerse en actividad todo el cuerpo, seguramente al principio, luego de la práctica aparecerán dolores o molestias en algunas zonas que no se mueven mucho pero esto desaparece con la práctica misma, si ésta es continuada.

Por otra parte, al estar suspendido mientras practicamos aero - yoga, las extremidades inferiores se pueden manejar con mayor libertad y control. Esto ayuda a que la persona tome una real conciencia de sus posibilidades, sus limitaciones y cómo corregirlas.

Además las articulaciones trabajan intensamente y esto hace que su elasticidad aumente y se corrijan lesiones por lo que esta actividad también funciona como un proceso de rehabilitación.

En cuanto a los aspectos mentales, vas a ver que estimula el pensamiento espacial ya que al estar en suspensión cambia la percepción que tenías del espacio en relación a tu cuerpo. Además de aumentar la concentración.

En Aero – yoga también se sigue la premisa del yoga que dice que la sesión va hasta donde puede dar el cuerpo de cada uno, sin forzar el resultado. No hay que confundir esto con el hecho de buscar una excusa para alivianar la práctica sino que es el compromiso con la actividad buscando la superación pero sin exigir un resultado que momentáneamente no es capaz de dar por su condición actual pero que en un futuro puede lograr.

Te deamos un vídeo para veas mejor cómo se realiza una sesión de esta especialidad: