Mostaza, orégano y yema de huevo

Es un aderezo muy sencillo, debemos mezclar la yema de huevo con la sal, el orégano y la pimienta, para luego agregar un poco de yogurt. La mezcla debe batirse para que vaya agarrando espesor, y finalmente agregaremos la mostaza y el aceite de oliva. El sabor es muy peculiar, y sirve para acompañar diversos tipos de ensaladas.

Miel y limón

Este aderezo pertenece a la categoría de aderezos agridulces. Los ingredientes para prepararlo son: jugo de limón, piel de limón picada o rallada, miel, aceite de oliva, vinagre, sal y pimienta. Todos los ingredientes deberán colocarse en un recipiente, para luego mezclar. Se recomienda agregar la sal y la pimienta al final, para sazonar correctamente.

Cilantro y yogurt

También resultará un poco agridulce, pero podemos controlar un poco el sabor, prescindiendo de algunos ingredientes. Debemos agregar hojas de cilantro, aceite de oliva, jugo de limón, yogurt, sal y pimienta. Eso se coloca en la licuadora o procesador y ya la salsa estará lista. Si queremos que el aderezo tenga un toque más dulce, entonces podemos agregar un poco de miel.

Aceitunas

Los amantes de los sabores mediterráneos, encontrarán en este aderezo de aceitunas una opción muy seductora. Para prepararla, es necesario cortar las aceitunas en pequeños trozos, así como un huevo cocido. Una vez hecho esto, se agregará un poco de yogurt y aceite de oliva, y se lleva a la licuadora. Allí agregaremos el jugo de limón. En algunos casos, podemos agregar sal y pimienta.

Este aderezo es un poco espeso, de modo que podemos usarlo también como salsa para untar pan, o pasapalos. Para lograr que quede más líquido, es conveniente agregar un poco más de yogurt y jugo de limón, pero debemos supervisar que no quede con un sabor muy concentrado.

Yogurt y hierbabuena

Se agregan unas cucharadas de yogurt en la licuadora, junto con una cebolla y un pimentón verde. El licuado debe realizarse por intervalos para que la cebolla no se deshaga por completo, a medida que se va licuando, se agregarán las hojas de hierbabuena, y finalmente la sal y la pimienta, deberemos ir probando hasta considerar que el aderezo ha llegado a la consistencia y al sabor adecuado.