Evidentemente, se trata de una estrategia para conseguir que este producto, que en principio solo lo comprarían los intolerantes a la lactosa, sea también adquirido por los que buscan una dieta sana. Pero ¿adelgaza la leche sin lactosa? ¿Es realmente más sana?

Leche sin lactosa y calorías

La creencia de que la leche sin lactosa adelgaza viene de que la lactosa es un azúcar que posee la leche. Si la leche “no tiene azúcar” entonces, según piensan algunos, tendrá menor valor energético.

Esto no es así en absoluto, ya que las calorías de la leche provienen de su grasa y no de la lactosa. Por tanto, una leche desnatada es baja en calorías tanto si tiene como si no tiene lactosa. Este azúcar no influye en absoluto en si la leche engorda.

Sobre la hinchazón abdominal, esta solo se produce si se sufre una intolerancia a la lactosa, ya que es uno de los síntomas de este problema. Al no poder digerir la lactosa se producen problemas digestivos tales como diarreas, estreñimiento o gases. Los gases son los causantes de la hinchazón de la tripa o del estómago, pero esto no quiere decir que se haya “engordado”.

Si no se tiene intolerancia  a la lactosa, tomar un vaso de leche no va a causar esa hinchazón de la barriga y no va a repercutir en absoluto en el peso ni en el volumen de la persona, respecto a tomar esa misma leche sin lactosa.

¿Es más sana la leche sin lactosa?

Evidentemente, la leche sin lactosa es mucho más sana para una persona que tiene intolerancia a la lactosa. Al tomar esta leche, podrá consumir una cantidad de la misma (siempre va a depender de su grado de intolerancia) sin sufrir los molestos problemas que le causan los lácteos.

Si no se sufre de intolerancia a la lactosa no hay ningún motivo por el que la leche sin lactosa pueda ser más digestiva o más sana. Si no hay intolerancia que nos impidan tomar la lactosa no hay razones para consumir alimentos libres de este azúcar.

Del mismo modo que tampoco hay motivos para tomar pan para celiacos si toleramos el gluten o para tomar productos con sustituto de huevo si no somos alérgicos al mismo.

Se trata por tanto de una simple estrategia comercial para intentar ampliar el rango de potenciales compradores de este tipo de leche. De hecho, en ningún momento nos indican que esta leche ayude a perder peso o que sea más sana, aunque la forma en la que se enfoca la publicidad nos lo pueda hacer creer.