Es el caso de cualquier persona que trabaja con ordenadores y que debe de estar al tanto de los nuevos programas que pueden salir o de las mejoras que se han incorporado a los que normalmente se utilizan.

De quienes trabajan con leyes y reglamentos y deben de saber en todo momento qué es lo que ha cambiado o que nuevas leyes se han aprobado. No importa si son abogados, gestores o asesores de empresas.

También de aquellos que trabajan en campos relacionados con la medicina, donde los avances son continuos y muy importantes, debiendo de estar siempre al día de todo lo que se va descubriendo.

En otras profesiones la actualización es necesaria pero no tiene por qué ser continua. Es el caso de muchos profesionales que cada ciertos años deben de actualizarse porque se renuevan las herramientas de trabajo que utilizan, pero que es algo que solo ocurre en momento concretos.

Formación continua a cargo de la empresa

La formación continua a cargo de la empresa es todavía una tarea pendiente en algunas empresas privadas, en especial la de pequeño o mediano trabajo. No obstante, las empresas grandes ya comienzan a ofrecer cursos a sus trabajadores conscientes de que es la mejor manera de tener a los trabajadores mejor formados y más actualizados.

Realizar estos cursos es siempre interesantes y, aunque deberían de ser dentro del horario laboral, no siempre es así. En cualquier caso, aprovecha los incentivos que tu empresa te dé para formación, en especial las becas o ayudas para cursar Masters concretos.

Estas ayudas no cubren en muchos casos la totalidad del Master, pero ayudan a conseguir una titulación que puede abrir muchas puertas ya sea en la empresa o en empresas en las que se pueda llegar a trabajar en un futuro.

Formación continua a cargo del trabajador

El trabajador también debe de ser responsable de su formación continua, la cual no tiene por qué ser siempre de pago. Hoy hay muchos cursos gratis en Internet que permiten actualizar conocimientos y ponerse al día prácticamente en todos los campos.

Pero a veces sí es necesario tener un título que acredite los conocimientos ya que es la única manera de justificarlos de cara a optar a un ascenso o a un puesto en otra empresa. Por eso, realizar Masters o cursos de formación con titulación es una buena opción siempre.

Gracias a las enseñanzas online hoy es muy fácil realizar este tipo de cursos, ya que no hay que desplazarse ni están sujetos a horarios. Desde casa se realizan todo tipo de enseñanzas oficiales e incluso se pueden hacer los exámenes correspondientes.

Si bien es cierto que algunos Masters pueden ser muy caros, la inversión económica puede hacer que en el futuro se pueda trabajar en puestos más importantes y mucho mejor remunerados, por lo que es una buena inversión.