Su práctica tiene su aspecto artístico ya que la tela tiene una estética muy particular y personal pudiendo lograr figuras increíbles en combinación con el cuerpo.

Todos los grupos musculares participan en esta práctica ya que al estar en suspensión no hay puntos de apoyo, desarrollándose una fuerza corporal y una elongación muscular muy importantes. Además mejora la postura de la columna ya que ésta trabaja de manera diferente y en su totalidad, liberándose con este trabajo de las contracturas. Con la práctica se llega a lograr un cuerpo fuerte, ágil, coordinado, con equilibrio sintiendo un gran bienestar físico y mental.

Cuando se trabaja en acrobacia en telas se logra un gran dominio del cuerpo y de la mente ya que se necesita mucha concentración para realizarlo. La zona del cuerpo que más trabaja es la del abdomen y las que desarrollan mayor fuerza son los brazos y piernas porque son las que tienen la tarea de trepar, armar la figura y sostener el diseño. Cambia la concepción de coordinación y se desarrolla la expresión corporal brindando confianza, seguridad porque los logros que se van obteniendo son cada vez mayores.

Este trabajo se puede complementar con algunos aeróbicos para estimular la pérdida de peso en caso de ser necesario.

En el trabajo en tela se logra una muy buena oxigenación del organismo y se previenen problemas como mala circulación, várices, celulitis y la hinchazón producto de la retención de líquidos.

No hay límite de edad en la práctica de la acrobacia en tela ni tampoco limitación física, pero nunca está demás consultar a un especialista cuando se tengan dudas. Se realizan estiramientos y elongaciones al comenzar la clase y al finalizar.

Para la persona que hace mucho que no hace actividad física es aconsejable comenzar de a poco como así también ver qué pasa con la altura ya que no todo el mundo acepta trabajar en elevación. Quizás en un comienzo no se trabaje más allá de un metro y medio.

Se aprende a realizar distintas figuras, algunas tienen nombres como nudo, llave de pie, llave de cintura, desenrollada controlada simple o doble, apertura de piernas con dos llaves en los pies, etc. En todas ellas hay amarres, enganches, piruetas que se pueden realizar en modo individual o compartir con un compañero haciendo diseños en conjunto.

Como es una actividad que estimula la creatividad y la imaginación puede llevarse a cabo una coreografía que narre una historia y esto lleva a poner en juego las capacidades de actuación de cada uno desarrollando así también los aspectos expresivos de la persona.

Es importante que tengas en cuenta que si vas a abordar este tipo de entrenamiento los aprendizajes se van dando paulatinamente, es decir, no son inmediatos. Por tanto, es necesario que te permitas un tiempo para familiarizarte con ellos y no frustrarte.