Con el objetivo de conservar el suelo en condiciones óptimas para el desarrollo de nuestras plantas y cultivos, el mulching o acolchado es una técnica orientada a preservar la temperatura del suelo e impedir que este sea penetrado por las heladas o los vientos demasiado fríos. Para ello, se pueden utilizar diversos materiales, tanto orgánicos como sintéticos.

¿Cuándo se aplica?

De entrada, podemos decir que el acolchado se realizará de acuerdo a la estación climática, siendo el invierno un periodo donde se hace especialmente necesario. Sin embargo, puede hacerse en cualquier época del año donde se necesite conservar el calor del suelo e impedir que sea alcanzado por las bajas temperaturas. Además, esto permite disfrutar de otros beneficios que mencionaremos más adelante.

Materiales para aplicarlo

Existen diversos tipos de materiales para realizar el acolchado del suelo. Entre los materiales orgánicos podemos mencionar a las cortezas de pino o el acerrín, estos son algunos de los más utilizados y tienen un alto nivel de efectividad, aunque algunas veces pueden hacer que el suelo sea más ácido.Otro tipo de mantillo orgánico es el de estiércol, que posee diversos nutrientes para las plantas pero tiene la desventaja de no ser tan estético.

También tenemos el mantillo de grava o arena, que es ideal para plantas que pueden contraer enfermedades al tener un excesivo contacto con el agua.

En cuanto al muchling sintético, puede utilizarse una lona de plástico, que se diseña en diferentes formatos, por ejemplo con un plástico trasparente, con uno negro, o a manera de malla, dependiendo de las necesidades del suelo y del objetivo que esperemos lograr al utilizarla.

Ventajas

Tener un suelo acolchado correctamente permite que se tenga un mejor control sobre la temperatura del mismo, manteniendo la estructura del suelo y reduciendo el grado de erosión que puede causar el exceso de agua sobre el suelo y sobre las plantas. Por otro lado, impide el crecimiento de malas hierbas , contribuyen a un crecimiento más rápido de la planta, ayuda a ahorrar agua, a tener un suelo más nutrido y reducir las tareas de mantenimiento.