Utilizado sobre todo en la gastronomía como un colorante de alimentos, en temas de salud esta planta es muy útil, como nos daremos la tarea de demostrar en este artículo. Con grandes propiedades terapéuticas, este producto fue utilizado por las culturas milenarias de América.

El achiote funciona como cicatrizante, febrífugo, estomáquico, antidisentérico, hipoglicemiante, antigonorréico, antibacterial, antioxidante, desinflamatorio, entre otras mucha aplicaciones. Vayamos por sus partes para entender la utilidad de cada una de ellas.

Para sanar quemaduras y grandes ampollas es utilizada la pulpa. Por su parte, las hojas previenen efectos negativos y contrarrestan  la tos, vómitos (en este caso es mejor machacar y hervir las hojas), hipertensión, diarrea, hemorroides, inflamaciones dérmicas y vaginales (preferentemente en infusión), inflamaciones producidas por hongos y bacterias, fiebre, dolores de cabeza y hasta la conjuntivitis. En el caso de la semilla, se recomienda molerla para atacar las afecciones estomacales, el sarampión, viruela y enfermedades del riñón. La raíz hervida se recomienda contra el asma y la malaria.

Esta variedad de utilidades medicinales se debe a los componentes químicos que porta el achiote, como los esteroides, saponinas, alcaloides, antraquinonas y flavonoides. El esteroide en las hojas, por ejemplo, posibilita las propiedades anti-inflamatorias. Los flavonoides, por su parte, permiten que esta planta se utilice como positivo diurético, ya que actúa sobre el sistema urogenital y regula la función renal.

Es bueno conocer todos los usos y aplicaciones del achiote

Una de las aplicaciones terapéuticas más mencionadas del achiote es su función de contrarrestar la prostatitis. Recordemos que esta es una enfermedad producto de una inflamación en la próstata y en las vías genitourinarias. La planta ataca directamente la infección que provoca esta inflamación, que si no se previene a tiempo puede conducir a un cáncer de próstata.

Estas son algunas fórmulas que se recomiendan para determinadas enfermedades: como antinflamatorio (hervir por 10 minutos unos 20 gramos de achiote en un litro de agua y tomar sin azúcar antes de los alimentos), como antiséptico vaginal y cicatrizante (restregar unas 10 hojas en una cantidad equivalente a un litro de agua y dejar descansar por un día), contra la diarrea (hacer infusión con 25 hojas en un litro de agua), contra la fiebre (hervir 5 cogollos en un litro y tomar cada seis horas), contra las hemorroides (infusión de 20 gramos de semillas en un litro de agua y tomar tres veces al día), inflamaciones de la próstata (hervir 20 gramos de hojas por unos diez minutos y tomar sin azúcar antes de los alimentos).

Como no existen registros de elementos tóxicos en el achiote, sus posibilidades de uso son de bastante duración. Siempre que exista algún malestar físico, esta planta estará ahí para regalar sus propiedades.