Es por eso que hablaremos de las propiedades depurativas del aceite de oliva, y de cómo este extracto tan lleno de beneficios saludables debilita los efectos de la nicotina y reduce sus niveles en sangre.

Para aprovechar mejor estos efectos, es recomendable tomar una cucharadita de aceite de oliva extra virgen por las mañanas, siempre en ayunas. El aceite de oliva debilita los efectos de la nicotina y va desprendiendo de a poco los resabios que deja en el cuerpo. De esta forma, la necesidad de fumar para seguir alimentando la necesidad de nicotina que esta misma substancia genera irá disminuyendo.

Acompañar la cucharadita de aceite de olvida con mucha agua es una buena idea, ya que el cuerpo necesita de este líquido esencial para la vida a la hora de eliminar impurezas. El aceite de oliva recorrerá mejor el organismo, y se llevará más fácilmente el exceso de nicotina y disminuirá sus efectos.

Por esta misma razón es también útil a la hora de desintoxicar el cuerpo de todo tipo de substancias nocivas. Usualmente el aceite de oliva resulta totalmente inocuo, por lo que vale la pena tomar esta costumbre si se está tratando de dejar los cigarrillos en el pasado.