Para qué usar el aceite de coco

El aceite de coco tiene muchos usos que van desde los cosméticos hasta los alimenticios, ya que este aceite contiene una cantidad considerable de antioxidantes que lo hace muy nutritivo para alimentarnos e hidratar la piel.

Como exfoliante con azúcar

Como una forma de mantener la piel bien lubricada y sacar las células muertas de forma natural resulta excelente, y lo podemos usar en toda la piel con azúcar, café o azúcar moscabado. Basta con combinar una cucharada de aceite de coco y una de azúcar o café y después pasarla por nuestra piel con un movimiento circular, y por ultimo limpiarlo con agua tibia para tener una piel de bebé.

Como hidratante

Podemos sustituir cualquier tipo de crema facial o corporal por aceite de coco, pues por su consistencia de oleo puede mantener la piel perfectamente lubricada y con esto podemos evitar así arrugas o piel reseca. Como bálsamo para los labios es perfecto y si padecemos de labios resecos, una exfoliación con azúcar y aceite de coco será un alivio natural y seguro contra la resequedad en los labios.

Estas son las aplicaciones más usadas del aceite de coco para cuidado de piel y cabello

Para darle vida al cabello

En ocasiones la contaminación, el agua caliente o el estrés pueden restarle vida a nuestro cabello, y esto se puede solucionar de varias maneras, pero con aceite de coco podemos rápidamente darle vida al cabello y sobre todo, mucho brillo. Como tratamiento podemos aplicar una capa de aceite de coco y dejarlo actuar por veinte o treinta minutos mientras usamos una gorra de baño, para que de esta forma nuestro cabello absorba los aceites naturales y se vea beneficiado por ellos. Aunque también una ligera pasada con aceite de coco a nuestro cabello después de plancharlo o hacernos cualquier peinado en caliente le ayuda a recuperarse y le aporta brillo al instante.

Cocinar con aceite de coco

El aceite de coco lo podemos usar como aceite de cocina y preparar todo alimento con él, tiene un ligero aroma a coco que es muy agradable, y además contiene antioxidantes que nos ayudan a mantenernos jóvenes. Se puede freír, sustituir en recetas y comer como aderezo en ensaladas. Además se dice que nos ayuda a bajar de peso ¡qué esperas para probarlo!