Anteriormente en Hogarus ya vimos cómo son diferentes los aceites naturales que podemos utilizar para cuidar nuestro aspecto e incluso nuestra salud. Muchos de ellos tienen interesantes propiedades que ayudan al cuidado de la piel y diferentes tratamientos, que, aunque se suelen centrar en el ámbito de la estética, también resultan muy indicados para prevenir o curar algunos problemas frecuentes de nuestra salud.

En cualquier caso, vamos a centrarnos en este artículo en ver qué aplicaciones principales podemos encontrarle al cada vez más popular y comercializado aceite de argán, repasando todos sus beneficios gracias a las propiedades que incluye este preparado:

  • Para restaurar la piel: Muchas cremas y químicos prometen una restauración celular, pero el aceite de argan lo cumple porque es un óleo natural que efectivamente tiene la capacidad de reparar las células. Como una crema antiarrugas, como un hidratante e incluso como un tratamiento para tratar la piel que se ha visto dañada por el acné, las estrías, quemaduras o cualquier otro tipo de molestia que dañe los tejidos gravemente el aceite de argan es de gran ayuda porque sólo con aplicar de forma constante sobre la zona afectada esta se curará.
  • Para embellecer el cabello: Una mascarilla sobre el cabello de aceite de argan no solamente devuelve o aporta brillo desde la raíz a las puntas del pelo, sino que también ayuda a nutrir el cuero cabelludo por cuando regenera las células de esta zona que sigue siendo piel, una especialmente sensible a los problemas de resequedad que además de provocar un cabello reseco, causan picazón.
  • Para dar fuerza a las uñas: Así mismo, una capa y masaje sobre las uñas de aceite de argan parece un proceso sencillo, pero no sólo les aporta un brillo especial, sino que las nutre brindando fuerza para evitar que estas se rompan. Especialmente recomendado para mujeres que llevan uñas largas o hombres que encuentran sus uñas muy quebradizas o con grietas.
  • Es terapéutico: Los masajes en zonas como espalda, pies, o cuello pueden obrar milagros para quien está cansado o sufre de dolores en estas áreas de su cuerpo. Emplear aceite de argan al momento de masajear es útil para relajar y disminuir el dolor mientras además las células se regeneran.
  • Contra el acné: Aunque se trata de un aceite, este no obstruye los poros, por lo que es perfecto para pieles mixtas pues no afectará la zona propensa a guardar grasa. Así mismo dermatólogos y especialistas lo recomiendan como una manera natural de curar el acné pues penetra a la piel sin generar cebo ni crear espinillas.

Este aceite de argán es de origen marroquí y parece que llegó a popularizarse como remedio natural para quedarse como un potente ingrediente para diferentes aspectos de nuestra salud y estética, ya que cómo podemos ver, su uso y beneficios de belleza son destacables ¿qué opinas? ¿Te animas a probarlo?